Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 11 de marzo de 2020

Mt 20, 17-28: Lo condenarán a muerte

Eulogio de Córdoba (859) Primera lectura: Jr 18, 18-20 Heriremos al profeta Salmo responsorial: Sal 30, 5-6.14-16

En aquel tiempo, cuando Jesús subía hacia Jerusalén, tomó aparte a los Doce discípulos y por el camino les dijo: 18Miren, subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los sumos sacerdotes y letrados que lo condenarán a muerte. 19Lo entregarán a los paganos para que lo maltraten, lo azoten y lo crucifiquen. Al tercer día resucitará. 20Entonces se le acercó la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacer una petición. 21Él le preguntó: ¿Qué deseas? Ella contestó: Manda que, cuando reines, estos dos hijos míos se sienten uno a tu derecha y otro a tu izquierda. 22Jesús le contestó: No saben lo que piden. ¿Son capaces de beber la copa que yo he de beber? Ellos contestan: Podemos. 23Jesús les dijo: Mi copa la beberán, pero sentarse a mi derecha e izquierda no me toca a mí concederlo; esos lugares son para quienes se los ha destinado mi Padre. 24Cuando los otros diez lo oyeron, se enojaron con los dos hermanos. 25Pero Jesús los llamó y les dijo: Saben que entre los paganos los gobernantes tienen sometidos a sus súbditos y los poderosos imponen su autoridad. 26No será así entre ustedes; más bien, quien entre ustedes quiera llegar a ser grande que se haga servidor de los demás; 27y quien quiera ser el primero, que se haga sirviente de los demás. 28Lo mismo que el Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.

Comentario

La madre de los Zebedeos, sus hijos y todos los discípulos se encuentran confundidos con Jesús. No le han comprendido. No captan la hondura de su propuesta. Todos buscan puestos de poder, anhelan seguridades políticas, intentan subir de categoría y piensan que Jesús continúa la idea del mesías nacionalista, que con las armas derrocará el poder de turno y lo asumirá. Pero Jesús propone todo al revés. Sale al paso con una “antilógica” mesiánica que los dejará desconcertados. La propuesta del Maestro rompe todas las intuiciones posibles. Exige que cada uno se convierta en servidor, sirviente, y los invita a dar la vida por los demás. La propuesta de Jesús también es compleja para los cristianos de hoy. Jesús exige a sus seguidores otros valores, diferentes a los que el mundo coloca como apetecibles. ¿Seremos capaces de asumir la propuesta de Jesús en nuestras vidas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *