Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de febrero de 2020

Mc 6, 53-56: Lo tocaban y quedaban sanados

Escolástica (547) Primera lectura: 1Re 8, 1-17.9-13 Llevaron el arca al Santuario Salmo responsorial: Sal 131, 6-10

Terminada la travesía, tocaron tierra en Genesaret y atracaron. 54Cuando desembarcaron, la gente reconoció a Jesús. 55Recorriendo toda la región, le fueron llevando en camillas todos los enfermos, hasta el lugar donde habían oído que se encontraba. 56En cualquier pueblo o ciudad por la que pasaba, colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejara tocar al menos los flecos del manto. Y los que lo tocaban se sanaban.

Comentario

La presencia de Jesús supuso la resignificación de los márgenes existenciales y culturales. En el territorio y los sujetos que los habitan, sus palabras y acciones, inauguran una nueva perspectiva «de lugar» y de relaciones «ecohumanas», porque acontece el Reino de Dios. Su práctica sanante se hace «implicancia» dado que posibilita escenarios y capacita a personas para la inclusión y la paz. En otras palabras, Jesús de Nazaret humaniza tanto a las personas como a los espacios. El desafío hoy de los seguidores del Maestro es ir a las fronteras existenciales y culturales y sembrar, en y con ellas, el Reino de justicia y misericordia que deslegitima las lógicas de opresión, xenofobia y genocidio. Estamos invitados a transformar el entorno cultural desde la implicancia salvífica humanizadora como un modo de habitar el territorio ecohumano, en el que se aprende a escuchar las necesidades históricas y las inspiraciones del Espíritu, a sanear los escenarios sociales desde la equidad y el reconocimiento de la diferencia. ¿Cómo humanizas tus espacios? ¿Qué haces por los enfermos de tu comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *