Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de enero de 2020

Lc 4, 14-22a: Hoy se cumple esta Escritura

Ana de los Ángeles Monteagudo (1686) Primera lectura: 1Jn 4, 19–5, 4 Quien ama a Dios, ama a su hermano Salmo responsorial: Sal 71, 1-2.14-15.17

Impulsado por el Espíritu, Jesús volvió a Galilea, y su fama se extendió por toda la región. 15Enseñaba en sus sinagogas, y era respetado por todos. 16Fue a Nazaret, donde se había criado, y según su costumbre entró un sábado en la sinagoga y se puso en pie para hacer la lectura. 17Le entregaron el libro del profeta Isaías. Lo abrió y encontró el texto que dice: 18El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la Buena Noticia a los pobres; me ha enviado a anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, 19para proclamar el año de gracia del Señor.20Lo cerró, se lo entregó al ayudante y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. 21Él empezó diciéndoles: Hoy, en presencia de ustedes, se ha cumplido este pasaje de la Escritura. 22Todos lo aprobaban, y estaban admirados por aquellas palabras de gracia que salían de su boca.

Comentario

Jesús, en este texto de Lucas, ofrece su proyecto programático empujado por el Espíritu. Asistimos a una relectura del profeta Isaías que Jesús cuidadosamente buscó en pergaminos del profeta, investigando un texto que lo identificara totalmente pero dejando la parte que habla de la venganza de nuestro Dios. Aquí Jesús, en la sinagoga de su pueblo de Nazaret, pronunció la mejor interpretación posible de un texto bíblico al afirmar que “hoy, en presencia de ustedes, se ha cumplido este pasaje de la escritura”. Jesús, su persona, su mensaje, sus gestos en favor del reino recorriendo las aldeas de Galilea son la mejor interpretación de esa palabra profética. Nos da una clave preciosa para todas nuestras lecturas bíblicas y homilías. Nuestras vidas deben ser la mejor interpretación de los textos que proclamamos, nuestras vidas y nuestras prácticas. ¡Qué experiencia más maravillosa sería que nuestras comunidades cristianas, con sus vidas y sus prácticas, se convirtieran en la mejor interpretación bíblica curando dolencias y dando libertad a los oprimidos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *