Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de agosto de 2021

Jn 12, 24-26: Mi Padre premiará a quién me sirva

Lorenzo, mártir (258) 2Cor 9, 6-10: Dios ama al que da con alegría Salmo 111: Dichoso el que se apiada y presta

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. 25El que se aferra a la vida la pierde, el que desprecia la vida en este mundo la conserva para una vida eterna. 26El que quiera servirme, que me siga, y donde yo estoy estará mi servidor; si uno me sirve, lo honrará el Padre.

Comentario

Hacemos de lado le lectura continuada de san Mateo para celebrar al diácono y mártir Lorenzo. La segunda carta a los Corintios hace referencia al servicio de caridad desempeñado por este santo entre los pobres de la Comunidad. El evangelio de Juan recuerda el episodio donde Felipe y Andrés le presentan a Jesús a unos griegos que lo querían conocer. Jesús no les ofrece un mensaje acomodaticio para ganar popularidad entre los paganos sino que su amor universal lo muestra a través de la parábola del trigo para revelar dónde está el secreto de la verdadera vida. Sin ofrendar la vida, sin la muerte, no hay fecundidad. Solo muriendo la semilla produce algo nuevo y solo entonces se revelará su fecundidad admirable. San Lorenzo nos recuerda que la gran ofrenda que podemos hacer al Señor es nuestro servicio a los más necesitados. ¿Cuál es tu actitud en la vida? ¿Ser ofrenda para los demás o no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *