Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de agosto de 2019

Jn 12, 24-26: A quien me sirva, el Padre lo premiará

Lorenzo, mártir (258) Primera Lectura: 2Cor 9, 6-10 Dios ama al que da con alegría Salmo responsorial: Sal 111, 1-2. 5-9

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. 25El que se aferra a la vida la pierde, el que desprecia la vida en este mundo la conserva para una vida eterna. 26El que quiera servirme, que me siga, y donde yo estoy estará mi servidor; si uno me sirve, lo honrará el Padre.

Comentario

Jesús enseña que por medio de la cruz es como atraerá a todos los pueblos hacia sí. Invita a todos los verdaderos discípulos a andar con Él el camino hasta la victoria a través de la cruz. La disposición a sufrir por Jesús es una parte esencial del discipulado misionero. Este sufrimiento es ocasionado por el mundo incrédulo en el que vivimos y fomentamos con nuestras actitudes anticristianas. Si uno está dispuesto a amar hasta el fin lo que no es amado, y a declararse por Dios en un mundo que se busca a sí mismo, entonces debe estar dispuesto a sufrir. La celebración de san Lorenzo nos hace patente lo dicho más arriba. Lorenzo se entregó hasta las últimas consecuencias ejerciendo generosamente su servicio de diácono en la celebración de la Eucaristía y en su servicio a la comunidad, atendiendo especialmente a los más pobres. Amó a Cristo durante su vida y lo imitó en su muerte. Su martirio obtuvo la conversión de muchos. ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús hasta la muerte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *