Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de abril de 2020

Jn 18, 1–19, 42: Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

VIERNES SANTO Primera lectura: Is 52, 13–53, 12 Él fue traspasado Salmo responsorial: Sal 30, 2.6.12-13.15-17.25 Segunda lectura: Heb 4, 14-16; 5, 7-9 Es autor de salvación

En aquel tiempo salió Jesús con los discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto; allá entró él con sus discípulos. 2 Judas, el traidor, conocía el lugar, porque Jesús muchas veces se había reunido allí con sus discípulos. 3 Entonces Judas tomó un destacamento y algunos empleados de los sumos sacerdotes y los fariseos, y se dirigió allá con antorchas, linternas y armas. 4 Jesús, sabiendo todo lo que le iba a pasar, se adelantó y les dice: ¿A quién buscan? 5 Le respondieron: A Jesús, el Nazareno. Les dice: Yo soy. También Judas, el traidor, estaba con ellos… 15Seguían a Jesús Simón Pedro y otro discípulo. Como ese discípulo era conocido del sumo sacerdote, entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, 16mientras Pedro se quedaba afuera, en la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera y ésta dejó entrar a Pedro. 17La sirvienta de la portería dice a Pedro: ¿No eres tú también discípulo de ese hombre? Contesta él: No lo soy. 18Como hacía frío, los sirvientes y los guardias habían encendido fuego y se calentaban. Pedro estaba con ellos protegiéndose del frío. 19El sumo sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su enseñanza…

Comentario

Jesús muere en la cruz del Calvario. La Iglesia, en este día, con su pedagogía, invita a celebrar este misterio de amor. Es importante hacer silencio delante de él. El autor de la vida ha probado la muerte, producto de la violencia que el mundo ha ejercido sobre él. Los violentos buscan a Jesús. Los que viven según el poder de dominio necesitan destruirlo. Un ser humano como Jesús: diáfano, libre, novedoso, autónomo, misericordioso, incluyente y hermano de todos, es una molestia para las estructuras de poder y amenaza para sus detentadores. Buscan a Jesús para eliminarlo. Necesitan asesinarle. Lo buscan con insistencia. La respuesta de Jesús a esa búsqueda tiene una palabra contundente: “Yo-Soy”. Esta respuesta tiene un valor teológico inmenso. La verdad de esta respuesta se explicitará cuando Jesús esté colgado en la cruz. Allí Dios mostrará su gloria plenamente en el crucificado. Delante de ti Señor, muerto en la cruz, te doy gracias por todo el amor donado hasta el extremo. Ayúdame a ser como tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *