Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 1 de septiembre de 2020

Lc 4, 31-37: Los espíritus inmundos le obedecen

Gil (s. VII) Primera lectura: 1Cor 2, 10b-16 Recibimos el Espíritu de Dios Salmo responsorial: Sal 144, 8-14

En aquel tiempo, 31bajó Jesús a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. 32Estaban asombrados de su enseñanza porque hablaba con autoridad. 33Había en la sinagoga un hombre poseído por el espíritu de un demonio inmundo, que se puso a gritar: 34¿Qué tienes que ver con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres: ¡el Consagrado de Dios! 35Jesús le increpó diciendo: ¡Calla y sal de él! El demonio lo arrojó al medio y salió de él sin hacerle daño. 36Se quedaron todos desconcertados y comentaban entre sí: ¿Qué significa esto? Manda con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen. 37Su fama se difundió por toda la región.

Comentario

Jesús hablaba con autoridad, la cual se diferencia del poder en que la primera significa la capacidad para hacer crecer, desarrollar, acompañar a una persona mientras que el poder radica en la capacidad de poseer, dominar, someter. La autoridad de Jesús significa que sus palabras, acompañadas de sus hechos, ayudan a la gente a crecer en su fe y su esperanza. En cambio ejerce poder sobre los espíritus del mal porque los somete y los aniquila. Notemos que el episodio transcurre en la Sinagoga, lugar de culto y de instrucción del pueblo judío. El espíritu maligno pone de manifiesto la incapacidad de la ley y del culto de humanizar a las personas, de mantener viva la esperanza en el pueblo. Por eso la autoridad de Jesús consiste en devolverle al pueblo el sentido de su vida, la esperanza de la liberación. Autoridad frente al pueblo, poder frente a la maldad. Cuánta autoridad necesitamos hoy en nuestras instituciones sociales, políticas y eclesiales para devolver la esperanza en otro mundo posible. ¿Cómo vives la experiencia de la autoridad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *