Publicado el 1 comentario

Evangelio del día y comentario – 1 de noviembre de 2020

Mt 5, 1-12a: Estén alegres, su recompensa será grande

31o Ordinario Todos los Santos Primera lectura: Ap 7, 2-4.9-14 Vi una muchedumbre inmensa Salmo responsorial: Sal 23, 1-6 Segunda lectura: 1 Jn 3, 1-3 Veremos a Dios tal cual es

En aquel tiempo, al ver a la multitud, Jesús subió al monte. Se sentó y se le acercaron los discípulos. 2 Tomó la palabra y comenzó a enseñarles del siguiente modo: 3 Felices los pobres de corazón, porque el reino de los cielos les pertenece. 4 Felices los afligidos, porque serán consolados. 5 Felices los desposeídos, porque heredarán la tierra. 6 Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. 7 Felices los misericordiosos, porque serán tratados con misericordia. 8 Felices los limpios de corazón, porque verán a Dios. 9 Felices los que trabajan por la paz, porque se llamarán hijos de Dios. 10Felices los perseguidos por causa del bien, porque el reino de los cielos les pertenece. 11Felices ustedes cuando los injurien y los persigan y los calumnien falsamente de todo por mi causa. 12aAlégrense y pónganse contentos porque el premio que les espera en el cielo es abundante.

Comentario

Las bienaventuranzas de Jesús no reflejan construcciones abstractas o filosóficas, sino más bien realidades concretas y específicas que la comunidad está padeciendo. La comunidad de Jesús es: pobre, afligida, desposeída, hambrienta, sedienta, perseguida e injuriada. Debemos dejar claro que Jesús no está alabando o bendiciendo estos males estructurales que tienen a la comunidad al borde de la muerte. Las bendiciones de Jesús son para las personas que, a pesar de vivir y experimentar toda clase de injusticias y privaciones, resisten y creen en la propuesta de liberación de Jesús.

Dichas bendiciones no son premios que gozará la comunidad “en el más allá”, sino realidades que la comunidad puede alcanzar en “el más acá”. ¿Cómo confirmamos esta idea? Jesús comienza afirmándoles a las personas que deciden ser pobres, “que el reino les pertenece” y al final, vuelve a reafirmar este mismo concepto, que todas las personas que son perseguidas por su causa, “el reino de los cielos les pertenece”. En tiempos de Jesús, la comunidad creía que Dios en cualquier momento se haría presente y comenzaría a reinar con su nuevo pueblo. Jesús, al bendecir a las personas que no se han asimilado al poder, ni a las riquezas, sino que han sabido resistir, les anuncia que la espera ha llegado a su fin. Jesús con su propuesta de vida, anuncia que el Reino de los cielos irrumpe “aquí” y “ahora”.

La situación de marginación y de explotación que vivía la comunidad de Mateo no es diferente a nuestra situación actual. Han cambiado los escenarios y los personajes, pero los signos de muerte, marginación y explotación siguen reinando por doquier. Millones de personas viven en la pobreza extrema y algunas en vez de denunciar las causas que la producen, “consuelan” a los fieles con falsas promesas del “reino eterno”. Tenemos a toda una comunidad no solo afligida sino deprimida por tantas deudas que la agobian, por desgracia esas personas deprimidas ni siquiera tienen el consuelo de escuchar la “alegría del Evangelio”.

La tierra sigue siendo exclusiva para unas cuantas personas, que la explotan y la contaminan, sin entender que la tierra le pertenece a Dios. La mayoría de las personas de la comunidad sigue teniendo hambre y sed porque son privados de los recursos naturales. Muchos hermanos y hermanas, que denuncian proféticamente la injusticia, no solo son injuriados, sino asesinados por defender los valores evangélicos. A todas estas personas que han sacrificados sus vidas, tenemos que recordarlos como hijos e hijas de Dios.

1 comentario en “Evangelio del día y comentario – 1 de noviembre de 2020

  1. Gracias.
    Alumbra mi entendimiento, me reconforta y fortalece, en época de tanta incertidumbre y ruptura de de paradigmas y postulados.
    Jesús no dejó el camino,hay que conocerlo, para sortear el acecho del mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *