Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 1 de febrero de 2020

Mc 4, 35-40: ¿Aún no tienen fe?

Aquel día al atardecer Jesús dijo a sus discípulos: Pasemos a la otra orilla. 36Ellos despidieron a la gente y lo recogieron en la barca tal como estaba; otras barcas lo acompañaban. 37Se levantó un viento huracanado, las olas rompían contra la barca, que se estaba llenando de agua. 38Él dormía en la popa sobre un cojín. Lo despiertan y le dicen: Maestro, ¿no te importa que naufraguemos? 39Él se levantó, increpó al viento y ordenó al mar: ¡Calla, enmudece! El viento cesó y sobrevino una calma perfecta. 40Y les dijo: ¿Por qué son tan cobardes? ¿Aún no tienen fe? 41Llenos de temor se decían: ¿Quién es éste, que hasta el viento y el lago le obedecen?

Comentario

Al leer y meditar este pasaje de Marcos, viene a mi memoria un episodio vivido en el mar Caribe (golfo de Urabá), hace algunos años cuando estaba de misión por las inhóspitas tierras del Chocó Colombiano. Se hizo de noche y cuando atravesamos el golfo el mar se embraveció y la embarcación se agitaba fuertemente. Cuando venía la marea con todo su furor parecía que la lancha iba a virar. Sin embargo, la serenidad del bogador, un afro alto y fornido, me daba seguridad. Su serenidad, su firmeza para manejar el timonel y su sonrisa permanente me inspiraban mucha confianza. Jesús es el gran bogador, el gran timonel que guía la barca de la vida, de la comunidad, de la Iglesia por las aguas turbulentas del mundo. Cuando fijamos la mirada en Jesús y colocamos en Él nuestra confianza, seguramente llegaremos a la otra rivera de la vida sin mayores percances. Tenemos que aferrarnos a Él, confiar en Él, y arriesgarnos a hacer la travesía. ¿Ponemos nuestra confianza en Jesús?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *