Publicado el Deja un comentario

PRESENTACIÓN DEL NUEVO DOCUMENTO PARA LA VIDA CONSAGRADA

El don de la fidelidad. La alegría de la perseverancia

«Permanezcan en mi amor» (Jn 15,9)

Orientaciones

En el día de ayer, martes 7 de julio, fue presentado en España el nuevo documento de la CIVCSVA – Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica – titulado El don de la fidelidad. La alegría de la perseverancia.

 

La exposición estuvo a cargo de Fernando Prado, cmf, director de Publicaciones Claretianas. A su vez, participaron como invitados Arturo Sosa, sj, presidente de la Unión de Superiores Generales (USG); Jolanda Kafka, rmi, presidenta de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG); Emili Turú, fms, secretario general de la USG; y Mariña Rios, odn, presidenta de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER).

 

Este importante escrito, fruto de la Asamblea Plenaria de esta institución que tuvo lugar en el año 2017, ofrece, en la perspectiva del discernimiento-acompañamiento, orientaciones útiles a las personas consagradas, especialmente a todas aquellas que desempeñan funciones de responsabilidad, tanto en el gobierno como en la formación.

Esta obra quiere salir al paso y dar una palabra ante la preocupación por lo que el papa Francisco ha denominado “hemorragia vocacional”, es decir, el gran número de consagrados que, pasado un tiempo, abandonan la vida religiosa y reflejan un momento de prueba de la fidelidad, al día de hoy.

En una época en que esta virtud está tan devaluada por la cultura del descarte y lo efímero, estamos llamados a vivir y ser testigos de la alegría de la perseverancia.

El evento fue transmitido de manera virtual a modo de lanzamiento mundial, contando con la participación de numerosos sacerdotes, consagrados/as y laicos/as de diferentes continentes y países.

En Argentina, el documento será publicado próximamente por Editorial Claretiana, poniéndolo a disposición para toda América Latina, en línea con documentos anteriores.

Rogamos a Jesús, hermano y maestro, que este nuevo aporte sirva para el proceso de renovación impulsado por el papa Francisco, uno de los grandes desafíos de su pontificado.

Compartimos aquí el enlace para ver la presentación
youtu.be/4k1JngbSTMs

La CIVCSVA (Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica) es el dicasterio romano encargado de la animación y atención a la vida consagrada en la Iglesia.

 

 

 

 

 

 

Publicado el Deja un comentario

COMPRÁ EN CLARETIANA SIN SALIR DE CASA

Seguimos en tiempo de aislamiento obligatorio y desde Claretiana queremos hacerte llegar esta excelente propuesta, para que puedas comprar desde tu casa.

Comprando libros de nuestro sello editorial, tenés un 20% DE DESCUENTO

  • Te lo llevamos a tu casa en CABA o GRAN BUENOS AIRES* dentro de las 72 hs. por sólo $175 de gastos de envío.
  • El envío es gratis si tu compra supera los $ 1.500.-
  • Si vivís fuera del área de cobertura te enviamos el material con el descuento del 20% y el envío por correo será a tu cargo.
  • ¿Cómo podés hacer tu pedido?
  • Por nuestra página www.claretiana.org
  • Por Whatsapp +54 9 11 6934 4091
  • Por correo a contacto@claretiana.org
  • Esta promoción es válida solo para Argentina, mientras dure el período de cuarentena obligatoria.
  • El descuento del 20% es sólo aplicable para libros de nuestro sello editorial (no incluye Biblias, ni artículos religiosos).
  • Las entregas se realizarán dentro del período de 72 hs hábiles una vez realizado el pago correspondiente.
  • Es solo utilizando nuestra Tienda Virtual, no apta para Mercado Libre.
  • Para envío gratis o a sólo $175, hacé click aquí para ver el mapa de zonas alcanzadas. Fuera del área de cobertura no se bonifican envíos por ningún monto.

¡Consultá el área de cobertura de nuestras zonas de envío!

Mapa

Desde nuestra misión, al servicio de la evangelización, es nuestro compromiso el brindarte el mejor servicio, teniendo en cuenta las circunstancias que estamos viviendo en el país y en el mundo.

Recemos juntos a Jesús, agradeciendo su acompañamiento y pidiendo derrame su bendición, por intercesión de María nuestra Madre del Cielo.

Publicado el Deja un comentario

Descargá el Via Crucis para rezar el Viernes Santo

Destacada

Cada Viernes Santo es tradicional el rezo del Via Crucis, en el que recorremos los distintos momentos de la pasión de Jesús a través de diferentes estaciones.

Desde Claretiana te acercamos esta versión para descargar e imprimir. Te va a servir para rezar personalmente, en familia y para transmisiones en vivo a través de las redes sociales.

El texto del mismo está inspirado en los vía crucis del siervo de Dios Jorge Novak, según el vía crucis bíblico de san Juan Pablo II, publicados en Celebremos el Vía Crucis, Editorial Claretiana, 2001.

Para el inicio el texto te ofrece una oración confiada a Jesús, para entrar en el contexto con las meditaciones que se van a realizar.

Cada estación consta de un texto bíblico, una reflexión y una intención para acompañar las diferentes situaciones de la vida.

Al terminar, la oración final va de la mano de María, quien acompañó a su hijo y nos acompaña a nosotros.

Descargalo ahora haciendo click aquí…

boton descarga

 

 

 

Via Crucis Biblico
Publicado el Deja un comentario

Seis oraciones ideales para que los más chiquitos aprendan jugando

Portada

Este tiempo de aislamiento obligatorio se hace difícil para todos, especialmente para los más chiquitos, quienes experimentan la realidad desde una mirada más sensible.

El estar adentro, la falta de movimiento, el exceso de información que es difícil de procesar y, en muchos casos, la falta de recursos y las situaciones difíciles, todo esto hace que les cueste dormir, se aburran, se enojen con facilidad o surja algún miedo.

Es momento de rezar con ellos para que adquieran confianza en Dios y, a su vez, puedan rezar por las demás personas, agradeciendo el don de la vida.

Desde Claretiana queremos compartir seis oraciones en formato lámina para que puedas descargarlas e imprimirlas. La propuesta es que, al pintar los dibujos, los más pequeños aprendan las oraciones de la mano de quienes están más cerca de ellos.

Las oraciones que proponemos son las siguientes:

  • Oración a María, madre de Jesús y madre nuestra.
  • Oración al Ángel de la guarda.
  • Bendita sea tu pureza.
  • Cuídame Señor.
  • Oración por un nuevo día.
  • Oración por los abuelos.

Que podamos continuar transitando este tiempo de cuarentena confiando en Dios para transmitir confianza a quienes tenemos más cerca, de la mano de mamá María y de los santos Ángeles.

Haz clic en cada imagen para verla en su tamaño original.

Publicado el Deja un comentario

En cuarentena seguimos al servicio de la evangelización

Promo Cuarentena

Es tiempo de ser solidarios y cuidarnos entre todos. El aislamiento obligatorio hizo que busquemos nuevas formas de continuar con nuestras vidas, trabajo, estudio y demás actividades.

La creatividad es uno de los dones más hermosos que Dios, el Gran Creativo, puso en los seres humanos, y nos sirve para todas las cosas que realizamos. Así crecemos como personas y ayudamos a otros y a la sociedad haciendo nuestro aporte, algo fundamental en este tiempo de pandemia.

En Claretiana necesitamos y deseamos seguir trabajando, por eso te invitamos a compartir beneficios a través de nuestra Tienda Virtual

– En libros de nuestro sello editorial, te ofrecemos un 30 % de descuento (no incluye Biblias ni artículos de santería).

Si la compra supera los $3.000, nos hacemos cargo del envío.

Una vez finalizada la cuarentena, haremos todas las entregas o podrás hacer el retiro por tu cuenta en nuestros sucursales.

Estos beneficios están disponibles dentro de la República Argentina, para las compras que se realicen durante el período de cuarentena, desde el 1° de abril y hasta el 1° de mayo de 2020.

Como familia editorial estamos siempre al servicio de la evangelización, por eso, desde nuestras redes sociales te estaremos acompañando mientras nos seguimos cuidando mutuamente.

Que durante este tiempo aprovechemos para reflexionar y discernir qué libros nos sirven mejor para continuar formándonos, creciendo en la fe y fortalecer nuestra espiritualidad. También para ayudar a otros en esa línea y hacer buenos regalos cuando volvamos a encontrarnos.

Para cualquier consulta, podés comunicarte a través del chat de nuestra web o por WhatsApp al 11 6934 – 4091.

Gracias por estar siempre con nosotros, al servicio de la evangelización.

Publicado el 3 comentarios

Tenemos miedo, pero creemos

Destacada

Hacía tiempo que no me emocionaba tanto. Ayer viernes, de seis a siete de la tarde, tuvo lugar un momento de oración sobrecogedor. El escenario fue la plaza de san Pedro de Roma completamente vacía. Nunca la había visto así. Protegido por una plancha de metacrilato, estaba el icono de la Virgen Salus Populi Romani, venerado en la basílica de santa María la Mayor. A su lado, el Cristo Crucificado que se guarda en la iglesia de san Marcelo, en la Vía del Corso. Ambos tienen un profundo significado para los católicos de Roma y están asociados a la protección divina en tiempos de calamidades. Caía la tarde. Enormes braseros alimentaban llamas que parecían simbolizar a la humanidad dolorida e impetrante. La lluvia sacaba brillo a los adoquines de la plaza y resbalaba suavemente por el costado del Cristo, de manera que las gotas de agua se mezclaban con las gotas de sangre de la talla de madera. No había nadie sobre la explanada de la plaza.

Pasadas las seis, el papa Francisco, solo, vestido de blanco riguroso, sin paraguas, recorrió el corto trecho que media entre la basílica y el sitial cubierto que hay en medio de la explanada. El silencio era impresionante, solo roto a intervalos por el graznido de las gaviotas. Las cámaras de la RAI enfocaban el fondo de la plaza, donde se veían algunos policías y periodistas. Probablemente haya sido la primera vez en la historia que un papa celebra una vigilia de oración completamente solo y, al mismo tiempo, unido a toda la humanidad. La emoción subía por momentos. En compañía de mi comunidad, tuve la sensación de estar viviendo un momento único, irrepetible, histórico.

El texto elegido fue el de la tempestad calmada, según la versión de Marcos 4, 35-41. Se cantó en italiano. Después, el papa Francisco leyó con voz débil una impresionante meditación que se centró en estas palabras de Jesús: “¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?”Aplicando la imagen de la tempestad a la pandemia que nos aflige, el papa dijo:

“La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad. 

La tempestad pone al descubierto todos los intentos de encajonar y olvidar lo que nutrió el alma de nuestros pueblos; todas esas tentativas de anestesiar con aparentes rutinas “salvadoras”, incapaces de apelar a nuestras raíces y evocar la memoria de nuestros ancianos, privándonos así de la inmunidad necesaria para hacerle frente a la adversidad. Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos”.

Era un examen de conciencia, un reconocimiento de la superficialidad con la que a menudo afrontamos el misterio de la existencia.

Papa Francisco

Vino luego la invitación al cambio, a la conversión. Transcribo un párrafo largo, pero lleno de contenido:

“Nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás. Y podemos mirar a tantos compañeros de viaje que son ejemplares, pues, ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida. Es la fuerza operante del Espíritu derramada y plasmada en valientes y generosas entregas. Es la vida del Espíritu capaz de rescatar, valorar y mostrar cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes —corrientemente olvidadas— que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo.

Frente al sufrimiento, donde se mide el verdadero desarrollo de nuestros pueblos, descubrimos y experimentamos la oración sacerdotal de Jesús: «Que todos sean uno» (Jn 17,21). Cuánta gente cada día demuestra paciencia e infunde esperanza, cuidándose de no sembrar pánico sino corresponsabilidad. Cuántos padres, madres, abuelos y abuelas, docentes muestran a nuestros niños, con gestos pequeños y cotidianos, cómo enfrentar y transitar una crisis readaptando rutinas, levantando miradas e impulsando la oración. Cuántas personas rezan, ofrecen e interceden por el bien de todos. La oración y el servicio silencioso son nuestras armas vencedoras”.

Papa Francisco

Tras un breve silencio, el papa Francisco veneró el icono de la Virgen mientras el coro cantaba la antífona mariana más antigua: Sub tuum praesidium. Luego besó el Crucifijo acompañado por la antífona de la cruz.

La segunda parte fue la exposición y adoración del Santísimo Sacramento, seguida de una hermosa súplica litánica agrupada en siete aclamaciones: Te adoramos, Señor; Creemos en ti, Señor; Líbranos, Señor; Sálvanos, Señor; Consuélanos, Señor; Danos tu Espíritu, Señor y Ábrenos a la esperanza, Señor.Mientras observaba las imágenes en la gran pantalla de nuestra sala de reuniones, pensaba en las personas que están siendo golpeadas por esta pandemia. Es como si sus rostros se fundieran con la hostia consagrada. La escenografía era impresionante: la plaza de san Pedro desierta y mojada y la basílica abierta de par en par, vacía e iluminada. En medio, un altar portátil con el Santísimo expuesto. Al final, el papa se giró hacia la plaza desierta e impartió con la custodia la bendición urbi et orbi (a la ciudad y al mundo).

Fueron sesenta minutos de una enorme belleza, sobrecogedora profundidad y emoción contenida. Terminé con el corazón pacificado después de una jornada que, como todos estos días, había estado repleta de altibajos emocionales. Es verdad que podemos tener la impresión de que, mientras se cierne sobre nosotros la tormenta del coronavirus, Jesús duerme plácidamente en la popa de esta barca de la humanidad “sin hacer nada”. Nos falta fe para creer que él vence la epidemia. Nos sobra miedo para dejar que la confianza sea el motor de nuestras vidas amenazadas. Por eso necesitábamos una oración como la de ayer.

Gonzalo Fernández, CMF. Roma, 28/03/2020

Publicado el 1 comentario

El ‘Diario de Todos Frank’: Encerrados y Resilientes

Destacada

Mi casa era una casa con libros. Diré, girando el inicio de Tolstoi en Anna Karenina, que las casas sin libros se parecen, pero cada casa con libros es única. Pues los libros dan memoria y alma propias. Los libros imprimen carácter.

Una vez me tocó dar charlas en dos ciudades españolas. En la casa religiosa donde habité en una de ellas, la biblioteca tenía libros denunciando los bombardeos franquistas. En la otra ciudad -la capital- en un ámbito perteneciente a la misma congregación, encontré libros glorificando al Caudillo. Dime qué selección de libros hay en tu casa y te diré tu nombre.

Con dos hermanas mayores escribanas, algunos libros que había en casa eran volúmenes pesados, tratados legales en varios tomos. Ideales para mis construcciones infantiles, como sostén de mis castillos y puente para mis autitos.

Pero otros me atraían por sus lomos bien encuadernados, sus colores y, sobre todo, sus nombres. ¡Qué felicidad cuando pude empezar a leerlos! Kazantzakis. Monteiro Lobato. Ascasubi. Sand… Ante nombres extranjeros, empecé a ser un viajero.

Y supe que el mundo era más ancho y más largo que mi presente. Que abarcaba lenguas y colores diversos. Montale. Hemingway. Marechal. Tagore… Y tiempos pasados no tan pasados pues nos concernían y explicaban. Zweig. Solzhenytsin. Churchill. Gibbon…

Las largas tardes de “chico cuyos padres trabajan afuera y se calienta la comida solo” me hicieron lector paulatino de esas perlas. Y de novelas como las de Morris West, ciencia-ficción genial de Bradbury o Verne, poesías de Gabriela Mistral y biografías como la de Claude Debussy.

Hasta que me tocó llorar por primera vez ante unas páginas, en la soleada soledad de una media tarde, sentado en uno de los amados sillones orejones del living, ante un librito pequeño escrito -sin saberlo- por una pequeña.

Anna Frank me abrió el alma en dos. Su viaje interior -encerrada, encerrados- me convocaba, con su voz adolescente. Inocente y audaz, Anna fue mi mentora. 

Fue subversiva, porque todo colectivismo autoritario teme a los distintos, y más a los mansos cuya mansedumbre denuncia la arrogancia de las violencias masivas. Solidaria pero personalísima, Anna fue mi profeta.

El suyo era el viaje de una generación a través de la catástrofe. 

Anna Frank me abrió el alma en dos. Su viaje interior -encerrada, encerrados- me convocaba, con su voz adolescente. Inocente y audaz, Anna fue mi mentora.

…..

En estos días de encierro forzoso, creo que muchos estamos escribiendo un “Diario” análogo.

Recluidos a la fuerza y, a la vez, voluntariamente. Frente a un enemigo inhumano, malicioso, que invade sin respetar fronteras, país tras país. En riesgo cierto de muerte. Con casi invisibles ángeles humanos, solidarios y callados, acercando víveres con sigilo. (Me decía anteayer un amigo: “Me voy a dejarles comida a unos viejitos muy solitos de mi edificio”).

Y con luchadores en el peligroso exterior, aportando a los encerrados esperanza… y combatiendo al enemigo -como la Resistencia-, sin medios suficientes… pero transidos de coraje: y así son hoy nuestros agentes sanitarios, abrumados pero resilientes. (Me confesó estos días un hijo del corazón que es médico: dos horas durmiendo, veintiocho en pie).

La reclusión, en Anna y su familia, y en nosotros pone a prueba cada gozne, cada mecanismo, cada reflejo del alma y de los vínculos. Se trasparenta lo que estaba opaco: No hay más remedio que llamar “verdad” a la verdad.

Como los monjes eremitas lo saben, la reclusión nos vuelve solos y desnudos ante Dios. Y es el tiempo de conocer “la voz de los demonios interiores”, escucharlos, conocer sus engaños. Y de la abierta y difícil oportunidad de responderles desautorizándolos, abrazando en humildad una verdad personal más nítida y comprometida.

Anna Frank no se daba cuenta de cuánto aprendía. Pero su Diario nos espeja que comprendió, encerrada con los suyos, qué es “lo que pasa” y qué es “lo que permanece”. Vivenció las mezquindades, los miedos, la vanidad ilusoria ya desvanecida de una vida despreocupada. Pero también describió el heroísmo escondido, abrazó la integridad de los sufridos fieles, y se abismó en su primer amor.

Ayer, una persona amiga me decía: “Esto es como una pesadilla”. Yo le respondí: “Sí. Me duele el dolor de los más afectados, y las consecuencias devastadoras que afrontará la humanidad, sobre todo los más pobres”.

“Pero -me animé a agregarle- también era una pesadilla de vacío la existencia como consumo y ostentación. También es pesadilla vivir sin estar casi nunca juntos padres e hijos, vivir escapándose de uno mismo tras espejismos de felicidad, manipulados en un ‘pensamiento de rebaño’ de nunca pensar desde uno mismo, y corriendo de insatisfacción en insatisfacción”.

Pero -me animé a agregarle- también era una pesadilla de vacío la existencia como consumo y ostentación.

Somos “Todos Frank” si echamos raíces en este detenernos, no como maldición sino como chance de vida. Si pensamos desde dentro. Si tomamos conciencia sobre qué es vivir y morir. Si abrazamos por fin lo valioso porque lo no valioso no es imprescindible. Si nos plantamos ante lo vacío que nos vacía y ante la palabrería que nos confunde y diluye. Si leemos más y mejor -si estuviéramos en mi hogar de niño, te recomendaría a Zweig, para que cuentes a tus hijos qué pasó y qué puede volver a pasar si nos aplanamos y dormimos todos-.

Somos “Todos Frank” si nos volvemos subversivos contra lo despersonalizador que se nos quiere imponer colectivista, autoritaria, caudillesca, arrogantemente. Si reconocemos por fin como demonios, y no como divertidos rasgos de la época, a los que nos masifica, degrada y encadena. Si resistimos desde la dignidad humana puesta a prueba y el amor reaprendido y purificado.

Somos “Todos Frank” si nos volvemos subversivos contra lo despersonalizador que se nos quiere imponer colectivista, autoritaria, caudillesca, arrogantemente.

Si le ponemos palabras al mundo que fue. Y si nos atrevemos a generar un Diario que sea semilla del mundo que puede ser.

Cada generación debe hacer su travesía en el diluvio catastrófico.

Y repudiar lo que mata. Y reescribir el viejo Diario con sangre, lágrimas, audacias e inocencia.

Eduardo Meana Laporte – Buenos Aires, Marzo 2020

Publicado el 4 comentarios

Camino de Cuaresma 2020: vivamos este tiempo, aprovechando cada día

Portada

Cuaresma es tiempo de renovación interior a nivel personal, comunitario y social. Podemos aprovechar estos días para fijarnos tanto una meta general como una meta diaria. De esta manera, llegaremos a la Semana Santa, la más importante en nuestra vida como Iglesia, de una manera nueva, siendo mejores personas.

Para acompañar este objetivo, Claretiana pone a tu disposición el Camino de Cuaresma 2020: una herramienta para ayudarte a vivir y a aprovechar cada jornada. Es ideal para compartirlo en la parroquia, la escuela, la institución a la que pertenezcas, movimientos y grupos. Te servirá como base para los objetivos pastorales, las homilías, reflexiones y preparación en el caminar hacia la Pascua.

Para nuestra Editorial, que se dispone al servicio de la evangelización, es muy importante que nuestros clientes y amigos tengan el material adecuado para desarrollar la mejor experiencia de fe, cada cual según su vocación y carisma. Dios nos llama a vivir una vida nueva en Jesús, dejándonos guiar por la acción del Espíritu Santo y de la mano de María.

Este cuaresmario es descargable GRATIS y puede compartirse por diferentes medios, de manera virtual o impresa.

Que podamos meditar, contempla y rezar con esta guía para encontrarnos con nuestro amigo Jesús, acompañándolo en su pasión, muerte y resurrección; y, así, tener nueva vida en Él.

[ Hacé clic aquí para descargar el archivo ]

Publicado el 1 comentario

Un domingo para celebrar la Palabra de Dios

Portada

Dios es un gran comunicador. Desde siempre, a lo largo de la historia, se manifestó de distintas maneras a diferentes personas con las que fue conformando un pueblo del cual todos somos parte. De las experiencias más trascendentes e importantes de lo que se denomina “Historia de la Salvación”, se fueron seleccionando los textos que hoy conocemos como La Biblia.

Nos dice Primo Corbelli, scj, en su libro Introducción a la Biblia:

Se habla de la Biblia como si fuera un solo libro. La Palabra Biblia es una palabra griega que significa libros; el singular es biblion y el plural es biblia. Está formada por 73 libros (46 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo Testamento). La palabra latina Testamento significa pacto, alianza. Se habla de la Antigua Alianza de Dios con el pueblo de Israel por medio de Moisés; y de la Nueva Alianza con todos los pueblos por medio de Jesucristo.

Es importante para los cristianos el uso de la Palabra de Dios como guía de nuestra vida. Toda nuestra acción pastoral está basada en hacer presente en el mundo el plan que Dios tiene para los seres humanos como camino a la felicidad. En especial la propuesta que Jesús hace en el Evangelio: la construcción del Reino. Esto significa un cambio de vida, el cual se da como proceso personal, social y comunitario.

Actualmente la Iglesia está poniendo mucho énfasis en esto, por lo cual el papa Francisco ha instituido, a partir de este año, el tercer domingo de enero como Domingo de la Palabra de Dios.

En la Carta Apostólica Aperuit Illis, con la que se instituye este día especial, el Sumo Pontífice expresa:

La relación entre el Resucitado, la comunidad de creyentes y la Sagrada Escritura es intensamente vital para nuestra identidad. Si el Señor no nos introduce, es imposible comprender en profundidad la Sagrada Escritura; pero lo contrario también es cierto: sin la Sagrada Escritura, los acontecimientos de la misión de Jesús y de su Iglesia en el mundo permanecen indescifrables. San Jerónimo escribió con verdad: “La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo” (In Is., Prólogo: PL 24,17).

Ahora se ha convertido en una práctica común vivir momentos en los que la comunidad cristiana se centra en el gran valor que la Palabra de Dios ocupa en su existencia cotidiana. En las diferentes Iglesias locales hay una gran cantidad de iniciativas que hacen cada vez más accesible la Sagrada Escritura a los creyentes, para que se sientan agradecidos por un don tan grande, con el compromiso de vivirlo cada día y la responsabilidad de testimoniarlo con coherencia.

En este sentido, los Misioneros Claretianos vienen realizando desde hace varios años un caminar bíblico en sus comunidades, el cual se centra en que toda la Palabra impregne las distintas realidades de personas y grupos hacia dentro y hacia fuera, en misión compartida entre religiosos y laicos.

¡Qué bueno que nos integremos a estas y otras actividades bíblicas que se llevan a cabo en diferentes lugares y situaciones! En esto es importante la formación para poder bajar a la realidad lo que Dios quiere decirnos.

¿Por qué decimos que la Biblia es Palabra de Dios? Citamos nuevamente a Primo Corbelli:

En cada misa dominical, aún después de lecturas bíblicas chocantes para nuestra mentalidad de hoy, se nos dice: “Palabra de Dios”. Y, si es Palabra de Dios, obviamente debe ser considerada verdadera y vinculante. Pero a eso muchos se rehúsan. Es que, en realidad, ¿todo es verdad de Dios en la Biblia? Evidentemente, afirmar sin más que toda la Biblia es Palabra de Dios puede prestarse a confusiones. Lo más correcto es decir que toda la Biblia es Palabra de Dios, pero encarnada en palabras de hombres. Dios es el autor principal pero, como siempre hace, busca nuestra colaboración.

Que este Domingo de la Palabra de Dios podamos celebrar a nivel personal, familiar y comunitario, que Dios nos eligió desde siempre y que se comunica constantemente con nosotros; y que podamos dar testimonio constante de su Amor personal e incondicional para con sus hijos e hijas.

Concluimos con otro fragmento de la carta de Francisco antes citada, en la que él mismo nos explica el sentido de esta celebración:

Así pues, establezco que el III Domingo del Tiempo Ordinario esté dedicado a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios. Este Domingo de la Palabra de Dios se colocará en un momento oportuno de ese periodo del año, en el que estamos invitados a fortalecer los lazos con los judíos y a rezar por la unidad de los cristianos. No se trata de una mera coincidencia temporal: celebrar el Domingo de la Palabra de Dios expresa un valor ecuménico, porque la Sagrada Escritura indica a los que se ponen en actitud de escucha el camino a seguir para llegar a una auténtica y sólida unidad.

Las comunidades encontrarán el modo de vivir este domingo como un día solemne. En cualquier caso, será importante que en la celebración eucarística se entronice el texto sagrado, a fin de hacer evidente a la asamblea el valor normativo que tiene la Palabra de Dios. En este domingo, de manera especial, será útil destacar su proclamación y adaptar la homilía para poner de relieve el servicio que se hace a la Palabra del Señor. En este domingo, los obispos podrán celebrar el rito del Lectorado o confiar un ministerio similar para recordar la importancia de la proclamación de la Palabra de Dios en la liturgia.

Pablo de Claretiana

pablo.david.nobile@gmail.com

Publicado el 2 comentarios

Una familia muy especial

Existe una antigua jaculatoria que dice: Jesús, José y María: les doy el corazón y el alma mía. De este modo se inculcaba en los niños la devoción a quienes conocemos como la Sagrada Familia de Nazaret.

En tiempos de Jesús, la familia era concebida de manera distinta a como la conocemos nosotros y al concepto que hoy socialmente se tiene: no la formaban solamente padres e hijos, sino también abuelos, tíos y sobrinos. El varón era el más importante y la autoridad la tenía el de más experiencia, conocido como patriarca. La mujer quedaba un poco de lado. 

El ejemplo de la familia de Nazaret fue más humilde: una pequeña comunidad donde cada miembro cumple un rol diferente, pero todos son importantes. De hecho, Jesús, ya de adulto, pone de manifiesto que su familia es aquella que cumple la voluntad de Dios Padre. 

A través de la historia, la familia ha sufrido diferentes cambios según la época, la cultura y la sociedad en sus diferentes etapas. Actualmente, conocemos diferentes tipos de familia, tal vez no convencionales, pero que pueden catalogarse como tales. De esta forma, un grupo que vive en un mismo lugar, comparte las experiencias y tiene un proyecto en común, es considerado una familia.

Lejos de juzgar y discriminar, como cristianos hoy debemos acompañar desde el Evangelio los diferentes procesos que las personas van desarrollando a través de la vida, sin forzar situaciones ideales que, si bien son muy buenas, tal vez hoy no se cumplan a rajatabla. 

Una de las realidades más dolorosas es la violencia familiar. Sobre esto me atrevo a decir: donde hay violencia, no hay familia. Donde hay abuso y maltrato a la mujer y a los hijos, no puede existir un proyecto común. 

Por otro lado, las situaciones de pobreza extrema hacen que el ideal sagrado se vea condicionado por las necesidades económicas, la falta de una educación en valores, la promoción humana, la búsqueda del bien común. 

Cuando vemos a la Sagrada Familia, tal vez veamos muy lejos ese ideal que el Evangelista nos presenta. Pero no todo está perdido: María, José y Jesús se ven reflejados en tantas personas que viven en la calle o en la soledad de tantas otras que, si bien tienen un buen pasar económico, no encuentran el camino para lograr una vida digna.

Pienso en los tres, yendo a Belén, huyendo a Egipto, estableciéndose en Nazaret, yendo a trabajar a Séforis. Imagino a Jesús experimentando, junto a José, injusticias y discriminación. Lo imagino junto a María colaborando en las tareas del hogar. Lo veo junto a los vecinos aprendiendo las tareas del campo, ayudando en la siembra y la cosecha, sabiendo cuándo y por dónde el sembrador pasa y cuándo tiene que hacerlo entre espinas o terreno pedregoso, para poder comer, porque la mejor cosecha es para otros (cfr. Jesús, aproximación histórica – José A. Pagola).

La familia de Nazaret es sagrada y no se toca, porque construyó su casa sobre roca firme, porque está basada en la experiencia de todo un pueblo que sufrió, porque está cimentada sobre el Amor.

Ojalá podamos acercarnos a la misma experiencia y aprender a ver a Dios en cada miembro de nuestra, también sagrada, familia y en nuestra sociedad.

 

Pablo David Nobile

pablo.david.nobile@gmail.com