Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 13 de julio de 2020

Mt 10, 34–11, 1: No vine a traer paz

Teresa de los Andes (1920) Primera lectura: Is 1, 10-17 Aparten de mí sus malas acciones Salmo responsorial: Sal 49, 8-9.16b-17.21 y 23

En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: No piensen que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada. 35Vine a enemistar a un hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; 36y así el hombre tendrá por enemigos a los de su propia casa. 37Quien ame a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; quien ame a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí. 38Quien no tome su cruz para seguirme no es digno de mí. 39Quien se aferre a la vida la perderá, quien la pierda por mí la conservará. 40El que los recibe a ustedes a mí me recibe; quien me recibe a mí recibe al que me envió. 41Quien recibe a un profeta por su condición de profeta tendrá paga de profeta; quien recibe a un justo por su condición de justo tendrá paga de justo. 42Quien dé a beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su condición de discípulo, les aseguro que no quedará sin recompensa. 11, 1Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a los doce discípulos, se fue de allí a enseñar y predicar por aquellas ciudades.

Comentario

Jesús es el Príncipe de la Paz. Su gran mensaje a raíz de su resurrección era precisamente este: la Paz esté con ustedes. Ser pacificadores forma parte del código de las bienaventuranzas. Esa paz es un proyecto integral que al introducir en la historia un modo alternativo, una armonía completa entre seres humanos con sus semejantes, con Dios y con la madre tierra puede provocar un rechazo. ¿Pero, por qué ahora en este texto evangélico se nos dice que no ha venido a traer la paz sino la espada? Nos resulta extraño este lenguaje radical del Evangelio que no deja a nadie indiferente. Y es porque el proyecto de la paz del Evangelio choca con la estructura injusta de este mundo, demasiado incrustada en leyes, sistemas económicos, movimientos culturales, etc. Pone nerviosos a los que han edificado este mundo violento. La paz del Evangelio es la profecía de un mundo donde los excluidos de la historia van a sentarse en la mesa compartida. Mientras eso llegue viviremos el conflicto, la persecución y hasta la muerte.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 12 de julio de 2020

Mt 13, 1-23: Salió el sembrador a sembrar

15º Ordinario Luis Martin (1894) y Ma. Celia Guérin (1877) Primera lectura: Is 55, 10-11 La lluvia germina a la tierra Salmo responsorial: Sal 64, 10-14 Segunda lectura: Rom 8, 18-23 La creación aguarda a los Hijos de Dios

Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. 2 Se reunió junto a él una gran multitud, así que él subió a una barca y se sentó, mientras la multitud estaba de pie en la orilla. 3 Les explicó muchas cosas con parábolas: Salió un sembrador a sembrar. 4 Al sembrar, unas semillas cayeron junto al camino, vinieron las aves y se las comieron. 5 Otras cayeron en terreno pedregoso con poca tierra. Al faltarles profundidad brotaron enseguida; 6 pero, al salir el sol se marchitaron, y como no tenían raíces se secaron. 7 Otras cayeron entre espinos: crecieron los espinos y las ahogaron. 8 Otras cayeron en tierra fértil y dieron fruto: unas ciento, otras sesenta, otras treinta. 9 El que tenga oídos que escuche. 10Se le acercaron los discípulos y le preguntaron: ¿Por qué les hablas contando parábolas? 11Él les respondió: Porque a ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos, pero a ellos no se les concede… 16Dichosos en cambio los ojos de ustedes porque ven y sus oídos porque oyen. 17Les aseguro que muchos profetas y justos ansiaron ver lo que ustedes ven, y no lo vieron, y escuchar lo que ustedes escuchan, y no lo escucharon…

Comentario

La liturgia de la palabra nos regala esta bella parábola donde Jesús nos muestra el rostro de Dios como el Sembrador incansable de las palabras del Reino. Lo hace de día y de noche. Siempre. Nos presenta la Palabra de Dios que está todo el tiempo sin cansarse sembrando semillas fértiles, palabras de vida en los más variados terrenos de la vida humana. El fracaso aparente de esa siembra constante forma parte de su método evangelizador. No busca cantidad sino calidad. No busca éxitos pastorales efímeros que sólo alegran superficialmente los sentimientos, pero se agotan ahí mismo sin producir vida. Derrocha sin cansancio en los más variados terrenos la siembra de su palabra. Para ello se afana en escoger terrenos apropiados para la siembra y nos invita a ser sembradores incansables de las palabras del reino. Esas son las palabras de ese mundo alternativo de justicia, paz y de inclusión de los marginados de la historia. No desprecia ningún terreno, pero escoge el rinconcito apropiado para que la palabra fructifique y cumpla su encargo como recuerda Isaías en la primera lectura. ¿Qué nos pasa a nosotros, gente de la Iglesia, que no acertamos ni con la calidad de la palabra que anunciamos ni con la búsqueda de los terrenos fértiles para esa maravillosa semilla?

Hemos empobrecido la Buena Noticia del Reino con palabras conformistas, aburridas, o nos predicamos a nosotros mismos, o predicamos un modelo de iglesia autorreferencial. Hemos aprisionado el Evangelio en fórmulas y teologías aburridas. Predicamos muchas palabras “religiosas” pero descuidamos el mensaje central de las bienaventuranzas. ¿Y qué terrenos hemos seleccionado para nuestras palabras? Nos hemos concentrado en los ámbitos eclesiales, rituales, morales y hemos descuidado sembrar las palabras del Evangelio en los movimientos sociales, en las nuevas generaciones, en el mundo digital, en el sufrimiento de migrantes y refugiados y en las periferias existenciales.

Pablo, en la carta a los Romanos, nos recuerda que existe un terreno urgente, imprescindible para la siembra de la semilla del Reino y es nada menos que el colapso del planeta que sufre dolores de parto esperando otro trato a la casa común. La calidad de esta semilla no está produciendo frutos por su débil calidad y porque la estamos prodigando en terrenos agotados que no producen frutos. Nos toca inscribirnos en el movimiento actual de conversión pastoral y en la siembra de la palabra en los nuevos paradigmas renovando la calidad de la semilla y viviendo la vida alternativa que anuncia esa palabra. En síntesis: ser nosotros palabra viva.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 11 de julio de 2020

Mt 10, 24-33: No teman a los que matan el cuerpo

Benito, fundador (517) Primera lectura: Is 6, 1-8 He visto con mis ojos al Rey Salmo responsorial: Sal 92, 1ab.1c-2.5

En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: No está el discípulo por encima del maestro ni el sirviente por encima de su señor. 25Al discípulo le basta ser como su maestro y al sirviente como su señor. Si al dueño de casa lo han llamado Belcebú, ¡cuánto más a los miembros de su casa! 26Por tanto no les tengan miedo. No hay nada encubierto que no se descubra, ni escondido que no se divulgue. 27Lo que les digo de noche díganlo en pleno día; lo que escuchen al oído grítenlo desde los techos. 28No teman a los que matan el cuerpo y no pueden matar el alma; teman más bien al que puede arrojar cuerpo y alma en el infierno. 29¿No se venden dos gorriones por unas monedas? Sin embargo ni uno de ellos cae a tierra sin permiso del Padre de ustedes. 30En cuanto a ustedes, hasta los pelos de su cabeza están contados. 31Por tanto, no les tengan miedo, que ustedes valen más que muchos gorriones. 32Al que me reconozca ante los hombres yo lo reconoceré ante mi Padre del cielo. 33Pero el que me niegue ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.

Comentario

Jesús prepara a sus seguidores a superar el miedo porque este paraliza, bloquea el mensaje y de esta manera se convierte el mensajero en un evangelizador inútil. Nos pide ser valientes, nos pide proclamar desde los techos. Hoy diríamos que desde todas las plataformas tecnológicas posibles y con el testimonio de la vida. Con tristeza afirmamos que lo contrario a este mensaje de Jesús contra el miedo del evangelizador es precisamente eso mismo lo que hemos originado en la historia de la evangelización cuando hemos provocado los miedos en el pueblo de Dios, cuando hemos anunciado a un Dios de castigos que lleva cuenta de todos nuestros actos para luego pedirnos cuentas. En nuestros confesionarios y en las direcciones espirituales los sacerdotes hemos provocado el miedo en la gente sencilla. No es ese precisamente el miedo del que habla Jesús en el evangelio de hoy: si no todo lo contrario. Es el miedo a las persecuciones por haber anunciado la verdad y la justicia.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de julio de 2020

Mt 10, 16-23: El Espíritu hablará por ustedes

Cristóbal, mártir (s. III) Primera lectura: Os 14, 2-10 Israel florecerá Salmo responsorial: Sal 50, 3-4.8-9.12-.17

En aquel tiempo dijo Jesús a los apóstoles: Miren, yo les envío como ovejas en medio de lobos: sean astutos como serpientes y sencillos como palomas. 17¡Cuidado con la gente!, porque les entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas. 18Les harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y los paganos. 19Cuando les entreguen, no se preocupen por lo que van a decir; 20pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre hablará por ustedes. 21Un hermano entregará a la muerte a su hermano, un padre a su hijo; se rebelarán hijos contra padres y los matarán. 22Serán odiados por todos a causa de mi nombre. Quien resista hasta el final se salvará. 23Cuando les persigan en una ciudad, escapen a otra; les aseguro que no habrán recorrido todas las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del Hombre.

Comentario

Al escuchar de labios de Jesús las consecuencias de ese anuncio terapéutico y pacificador, desprovisto de poder y de dinero, como leíamos ayer en el evangelio y que es el proyecto misionero de los discípulos de Jesús, nos viene la duda: ¿cómo es posible que este servicio a la humanidad que pretende curar dolencias y pacificar las vidas se convierte en un proyecto amenazante para los promotores de ese mismo proyecto? Incluso un proyecto conflictivo en el seno de nuestras propias familias. ¿No será porque los ídolos del poder y del dinero se han instalado demasiado en corazones y estructuras y pretenden mantenerse? Por eso se rebelan contra el proyecto del Reino. Ese anuncio, ese proyecto los pone nerviosos, les resulta una amenaza a su proceder injusto y son capaces de perseguir al mensajero de las buenas noticias. Pero Jesús nos promete su Espíritu para seguir gritando esta noticia, y en el sermón de la montaña nos asegura que seremos felices si somos perseguidos por causa de la justicia.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de julio de 2020

Mt 10, 7-15: Lo que recibieron gratis, denlo gratis

Ntra. Sra. de Chiquinquirá Paulina del Corazón A. de Jesús (1942) 9 Primera lectura: Os 11, 1-4.8c-9 Cuándo Israel era niño, lo amé Salmo responsorial: Sal 79, 2ac.3b.15.16

En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: De camino proclamen que el Reino de los cielos está cerca. 8 Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien a los leprosos, expulsen a los demonios. Gratuitamente han recibido, gratuitamente deben dar. 9 No lleven en el cinturón oro ni plata ni cobre, 10ni provisiones para el camino ni dos túnicas ni sandalias ni bastón. Que el trabajador tiene derecho a su sustento. 11Cuando entren en una ciudad o pueblo, pregunten por alguna persona respetable y quédense en su casa hasta que se vayan. 12Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz; 13si la casa lo merece, entrará en ella la paz; si no la merece, esa paz retornará a ustedes. 14Si alguien no los recibe ni escucha el mensaje de ustedes, al salir de aquella casa o ciudad, sacúdanse el polvo de los pies. 15Les aseguro que el día del juicio Sodoma y Gomorra serán tratadas con menos rigor que aquella ciudad.

Comentario

Para Jesús, el mensaje que van anunciando sus discípulos por las aldeas debe estar íntimamente relacionado con el método del trabajo de ese anuncio. El método de vida de los mensajeros con relación al dinero, a la enfermedad, al lujo en el vestir, al modo de transporte, etc., es el mejor anuncio de ese otro mundo alternativo del Reino de Dios, que además debe ir acompañado de una proclamación entusiasta. La vida de los mensajeros, con sus nuevas prácticas de humanidad, es inseparable del mensaje. Debe ser un proyecto lleno de gratuidad, donde el dinero y los vestidos de lujo sobran, un proyecto terapéutico que cure las dolencias de la vida humana amenazada, un proyecto de las casas donde nacen, viven y mueren los seres humanos. Un proyecto pacificador, con el anuncio del Shalom bíblico. Un proyecto integral para nuestra Iglesia en salida profética. No nos basta tener claro el mensaje, los dogmas, las reglas canónicas y los ritos litúrgicos. Todo eso debe ir acompañado de vidas alternativas. ¿Es la sencillez parte de tu anuncio?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 8 de julio de 2020

Mt 10, 1-7: Vayan a las ovejas de Israel

Procopio, mártir (303) Primera lectura: Os 10, 1-3.7-8.12 Consulten al Señor Salmo responsorial: Sal 104, 2-7

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. 2 Éstos son los nombres de los doce apóstoles: primero Simón, de sobrenombre Pedro, y Andrés su hermano; Santiago de Zebedeo y su hermano Juan; 3 Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Santiago de Alfeo y Tadeo; 4 Simón el cananeo y Judas Iscariote, el que también le traicionó. 5 A estos doce los envió Jesús con las siguientes instrucciones: No se dirijan a países de paganos, no entren en ciudades de samaritanos; 6 vayan más bien a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel. 7 Y de camino proclamen que el Reino de los cielos está cerca.

Comentario

Mateo presenta parte del “discurso misionero” de Jesús, quien, para continuar su tarea evangelizadora, selecciona a doce varones, que llama apóstoles. En el grupo figuran Simón y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan. Es interesante ver encabezando la lista dos grupos de hermanos. Jesús los escoge y los envía, dándoles poder y haciéndoles unas recomendaciones. Este “poder” concedido por Jesús a los apóstoles es “diferente” al que maneja un soldado romano o un jefe de nación. Es para ser utilizado como instrumento liberador, como herramienta de humanización para generar comunidades agradecidas con Dios. El envío misionero de Jesús tiene una prioridad: vayan a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel; ellas necesitan cuidado y consuelo; necesitan reencender la luz de la esperanza en un Dios que ama la vida. El envío de Jesús es urgente y no hay que perder tiempo entrando en casa de paganos o en ciudades de samaritanos. El fuego del amor tiene que propagarse lo más pronto posible. ¿Sientes el fuego de Dios vibrar en tu interior?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de julio de 2020

Mt 9, 32-38: La mies es abundante

Fermín, obispo y mártir (s. IV) Primera lectura: Os 8, 4-7.11.13 Siembran vientos Salmo responsorial: Sal 113, 3-7b.8-10

En aquel tiempo, mientras salían los ciegos, le llevaron a Jesús un mudo endemoniado. 33Expulsó al demonio, y el mudo comenzó a hablar. La multitud comentaba asombrada: Nunca se vio tal cosa en Israel. 34Pero los fariseos decían: Expulsa demonios con el poder del jefe de los demonios. 35Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. 36Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor. 37Entonces dijo a los discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha.

Comentario

La vida itinerante de Jesús es signo de su libertad y de su fe en el Reino. Él no vive de un trabajo remunerado; ni posee casa ni tierra. Ha abandonado todo para trabajar confiadamente en el Reino. Enseñar, proclamar y curar son los signos que acompañan su misión. Tres actividades significativas e inseparables en la vida del discípulo y de la comunidad cristiana. Actividades que nacen de la contemplación y de la compasión del Maestro (v. 36): se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos. Cuántos escenarios contemplamos en silencio percibiendo que el Pueblo de Dios necesita de pastores “con olor de oveja”, líderes transparentes que promuevan el bien común, coordinadores de grupos que curen y consuelen a personas vulnerables. Agradezcamos a Dios la vida de tantas personas entregadas (catequistas, líderes de grupos, coordinadores de reflexión bíblica) al Reino y pidamos al Padre que cada día se sumen más a las tareas evangelizadoras. ¿Cuáles son las prioridades de la evangelización en tu comunidad?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 6 de julio de 2020

Mt 9, 18-26: Mi hija murió. Ven y vivirá

María Goretti, mártir (1902) Nazaria March (1943) Primera lectura: Os 2, 16.17b-18.21-22 Me casaré contigo Salmo responsorial: Sal 144, 2-9

En aquel tiempo, mientras Jesús les explicaba, se le acercó un jefe, se postró ante él y le dijo: Mi hija acaba de morir. Pero ven a imponerle tu mano y ella recobrará la vida. 19Jesús se levantó y le siguió con sus discípulos. 20Entre tanto, una mujer que llevaba doce años padeciendo hemorragias, se le acercó por detrás y le tocó el borde de su manto. 21Pues se decía: Con sólo tocar su manto, quedaré sana. 22Jesús se volvió y al verla dijo: ¡Ten confianza, hija! Tu fe te ha sanado. Al instante la mujer quedó sana. 23Jesús entró en casa del jefe y al ver a los flautistas y el barullo de gente, 24dijo: Retírense; la muchacha no está muerta, sino dormida. Se reían de él. 25Pero, cuando echaron a la gente, él entró, la tomó de la mano y la muchacha se levantó. 26El hecho se divulgó por toda la región.

Comentario

La profunda confianza de Jesús con su Padre lo llevó a enfrentar con lucidez la muerte. Es en el corazón donde surge la confianza. En el Antiguo Testamento, el desposorio entre Dios e Israel está sellado por la confianza mutua. Dios lleva a su pueblo a una experiencia amorosa, hablándole al corazón, como dice Oseas. El amor no sólo es caricia, es también una fuerza sanadora, como manifiesta Jesús en el texto evangélico, colaborando para que dos mujeres recuperen su salud. Este relato resalta la importancia del contacto con Jesús, especialmente del “jefe” y de la mujer enferma. Ellos descubren que en Jesús está la vida. Tener un contacto personal, confiar en Él, es fundamental en la vida de un creyente, de una comunidad discipular. ¿Mantengo una relación de confianza con los integrantes de mi comunidad cristiana? ¿Me acerco a las personas carentes de salud para brindarles confianza y ayudarlas en su proceso de recuperación? ¿Hemos organizado en la comunidad alguna iniciativa para mejorar la salud de las mujeres del entorno?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 5 de julio de 2020

Mt 11, 25-30: Soy manso y humilde de corazón

14º Ordinario Antonio Ma. Zacarías, fundador (1539) Primera lectura: Zac 9, 9-10 Mira a tu rey que viene a ti Salmo responsorial: Sal 144, 1-2.8-11.13c-14 Segunda lectura: Rom 8, 9.11-13 El Espíritu Santo les da vida

En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo: ¡Te alabo, Padre, Señor de cielo y tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla! 26Sí, Padre, ésa ha sido tu elección. 27Todo me lo ha encomendado mi Padre: nadie conoce al Hijo, sino el Padre; nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo decida revelárselo. 28Vengan a mí, los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. 29Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida. 30Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.

Comentario

En repetidas ocasiones el papa Francisco ha dicho que los creyentes del siglo XXI tenemos dos grandes desafíos: cuidar del planeta que es nuestra casa común y vivir como hermanos. Dos desafíos y dos grandes tareas que exigen lucidez, creatividad y ánimo. Retos que cimbran la fe y la espiritualidad de todos los creyentes que trabajamos por el Reino.

La liturgia de la palabra de este día tiene una fuerte dosis de alegría creativa que nace de la fe. Zacarías proclama, en el capítulo nueve, la presencia de un mesías humilde, justo, victorioso y poderoso que viene a salvar a su pueblo. La alegría es tan intensa y profunda que debe gritarse, proclamarse. Zacarías recoge estas palabras como síntesis de la teología apocalíptica; su proclamación deja entrever la esperanza de paz para el pueblo de Israel al final del imperio persa. La situación del pueblo judío fue dolorosa y desesperante por la invasión de Alejandro Magno primero y de las legiones romanas después. Sin embargo, gracias a la intervención amorosa de Dios, esta etapa concluyó. La noche pasó y la luz del nuevo día empieza a brillar.

El Reino de Dios no es una propuesta especulativa de Jesús, sino un signo bien conocido, que recogía los anhelos y las esperanzas más hondas de Israel. El proyecto del Reino es la esperanza que Jesús encontró en el corazón de su pueblo y que supo recrear desde su propia experiencia de Dios, dándole un horizonte nuevo y sorprendente.

El Reino que Jesús les proclama responde a lo que ellos más desean: vivir con dignidad, en un ambiente de justicia, fraternidad y paz. Jesús no excluye a nadie. A todos les anuncia la buena noticia de Dios, pero esta buena noticia no puede ser escuchada por todos de la misma manera, pues la misericordia de Dios está urgiendo, antes que nada, a hacer justicia a los más pobres y humillados. Por eso la venida de Dios es un consuelo y alegría para los que están cansados y agobiados, mientras que se convierte en amenaza para los causantes de explotación.

La Buena Noticia es una exhortación constante para llenarnos del “Espíritu de Cristo” y liberarnos de los bajos instintos de la competencia, de la indiferencia y del egoísmo, como lo precisa la carta a los creyentes de Roma.

¿Nuestra proclamación del Reino es buena noticia para los sencillos o nuestro discurso y práctica pastoral no les toma en cuenta? Pidamos al Dios de Jesús que nos dé vida con su Espíritu, para que renovemos las fuerzas y logremos contagiar a quienes hoy se sienten cansados y humillados por la sociedad.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 4 de julio de 2020

Mt 9, 14-17: ¿Guardan luto los invitados?

Isabel de Portugal (1336) 4 Primera lectura: Am 9, 11-15 Haré volver a los cautivos Salmo responsorial: Sal 84, 9.11-14

En aquel tiempo se acercaron a Jesús los discípulos de Juan y le preguntaron: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho mientras que tus discípulos no ayunan? 15Jesús les respondió: ¿Pueden los invitados a la boda estar tristes mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que les arrebaten el novio y entonces ayunarán. 16Nadie usa un trozo de tela nueva para remendar un vestido viejo; porque lo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande. 17Ni se echa vino nuevo en odres viejos, pues los odres reventarían, el vino se derramaría y los odres se echarían a perder. El vino nuevo se echa en odres nuevos y los dos se conservan.

Comentario

Tal parece que los discípulos de Juan el Bautista están anclados en una visión retrasada del proyecto de Dios en la historia. No se han actualizado. La alegría del Reino ya se deja sentir y la gente sencilla del pueblo de Jesús lo está celebrando en las sanaciones que han presenciado, en el seguimiento que algunos pescadores y otras personas han hecho del Maestro. Al Reino de ahora en adelante se accede por la fidelidad a Dios y el amor al pobre, no por penitencia y ritos vacíos. La complicidad entre el vino y los odres es la misma entre Jesús y su pueblo, para que el nuevo proyecto se conserve hay que participar de la fiesta, hay que alegrarse con el novio, vivir la alegría del Evangelio, como dice constantemente el papa Francisco. Al Reino de Dios sólo se entra con un corazón nuevo. ¿Mi alegría por el Reino contagia como el vino? ¿Soy signo de la alegría en mi familia, en mi trabajo, en mi comunidad de fe?