Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 4 de noviembre de 2021

Lc 15, 1-10: Alégrense porque encontré la oveja

En aquel tiempo todos los recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a escuchar a Jesús. 2 Los fariseos y los doctores murmuraban: Éste recibe a pecadores y come con ellos. 3 Él les contestó con la siguiente parábola: 4 Si uno de ustedes tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va a buscar la extraviada hasta encontrarla? 5 Al encontrarla, se la echa a los hombros contento, 6 se va a casa, llama a amigos y vecinos y les dice: Alégrense conmigo, porque encontré la oveja perdida. 7 Les digo que, de la misma manera habrá más fiesta en el cielo por un pecador que se arrepienta que por noventa y nueve justos que no necesiten arrepentirse. 8 Si una mujer tiene diez monedas y pierde una, ¿no enciende una lámpara, barre la casa y busca con mucho cuidado hasta encontrarla? 9 Al encontrarla, llama a las amigas y vecinas y les dice: Alégrense conmigo, porque encontré la moneda perdida. 10Les digo que lo mismo se alegrarán los ángeles de Dios por un pecador que se arrepienta.

Reflexión

Este día, el evangelio ofrece dos imágenes cotidianas sobre cosas perdidas y halladas. Una oveja que se pierde en el campo, una moneda que se pierde en la casa. ¿A quién no se le han perdido alguna vez las llaves, los documentos, o el perro? Nadie se queda tranquilo hasta encontrar aquello que ha perdido cuando realmente lo valora. A lo largo de la vida, también podemos haber perdido cosas más valiosas como afectos, vínculos, proyectos, oportunidades ¿pero las hemos realmente buscado con esfuerzo y empeño? ¿O han sido tan solo quimeras? Pablo, en su carta a los romanos, confiesa esa alegría perfecta e inmensa que siente por pertenecer enteramente a Dios, así en la vida como en la muerte. La vida de fe consiste en buscar a Dios, pero principalmente consiste en descubrirse encontrado por Él, a quien pertenecíamos desde antes de conocerlo, sin haberlo visto. ¿Experimentas ese feliz encuentro y esa amorosa pertenencia a Dios en tu vida de fe?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 3 de noviembre de 2021

Lc 14, 25-33: Toma tu cruz y sígueme

En aquel tiempo, una gran multitud seguía a Jesús. Él se volvió y les dijo: 26Si alguien viene a mí y no me ama más que a su padre y su madre, a su mujer y sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27Quien no carga con su cruz y me sigue no puede ser mi discípulo. 28Si uno de ustedes pretende construir una torre, ¿no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? 29No suceda que, habiendo echado los cimientos y no pudiendo completarla, todos los que miren se pongan a burlarse de él 30diciendo: éste empezó a construir y no puede concluir. 31Si un rey va a enfrentarse en batalla contra otro, ¿no se sienta primero a deliberar si podrá resistir con diez mil al que viene a atacarlo con veinte mil? 32Si no puede, cuando el otro todavía está lejos, le envía una delegación a pedir la paz. 33Lo mismo cualquiera de ustedes: quien no renuncie a sus bienes no puede ser mi discípulo.

Reflexión

En un mundo donde a diario se clama por más libertades, la palabra “mandamiento” parece poco oportuna. Sin embargo, el mandamiento del amor, que implica amor a Dios y al prójimo inseparablemente, es la única base y cimiento del discipulado. Asimismo, en un mundo donde cada día se buscan más seguridades, la condición de la renuncia a toda seguridad material es la otra característica del discipulado de los que siguen a Jesús. ¿No será acaso el mandamiento del amor la respuesta a toda búsqueda de seguridad? Una búsqueda de seguridad que ya no será una tarea en soledad sino una tarea solidaria, basada en el vinculo del amor mutuo? Asimismo, ¿no será acaso la renuncia a toda seguridad material la que nos haga totalmente fieles en el amor al prójimo y, por lo tanto, la garantía de toda salvación? ¿No son acaso inseparables y complementarias estas dos condiciones para desarrollar nuestra opción en el seguimiento de Jesús? Hagamos la prueba.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 2 de noviembre de 2021

Mc 15, 33-39–16, 1-6: Dando un fuerte grito, expiró

Aquel día, al mediodía, se oscureció todo el territorio hasta media tarde. 34A esa hora Jesús gritó con voz potente: Eloi Eloi lema sabaktani, que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? 35Algunos de los presentes, al oírlo, comentaban: Está llamando a Elías. 36Uno empapó una esponja en vinagre, la sujetó a una caña y le ofreció de beber diciendo: ¡Quietos! A ver si viene Elías a librarlo. 37Pero Jesús, lanzando un grito, expiró. 38El velo del santuario se rasgó en dos de arriba abajo. 39El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo expiró, dijo: Realmente este hombre era Hijo de Dios. 16.1Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María de Santiago y Salomé compraron perfumes para ir a ungirlo. 2 El primer día de la semana, muy temprano, llegaron al sepulcro al salir el sol. 3 Se decían: ¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro? 4 Alzaron la vista y observaron que la piedra estaba corrida. Era muy grande. 5 Al entrar al sepulcro, vieron un joven vestido con un hábito blanco, sentado a la derecha; y quedaron sorprendidas. 6 Les dijo: No tengan miedo. Ustedes buscan a Jesús Nazareno, el crucificado. No está aquí, ha resucitado. Miren el lugar donde lo habían puesto.

Reflexión

Hoy la Iglesia nos invita a hacer memoria de quienes murieron en la esperanza de la fe. Muchos de ellos fueron parte de nuestra vida, tal vez nuestros padres y madres, abuelos, abuelas, maestros, amigos y hermanos. Por ser parte de nuestra vida, quizá, fueron quienes nos enseñaron a amar, a trabajar, a luchar, a defender la dignidad humana. Silenciosa y discretamente nos han dado grandes lecciones de vida y de fe. Celebrar su memoria es posibilitar una mirada trascendente, rasgando el velo que separa esta dimensión de la vida terrena de aquella otra dimensión de vida plena, así como fue rasgado el velo del santuario cuando Jesús murió. Esta es una oportunidad que nos ofrece el don de la fe. Rasgar el velo del santuario hoy significaría que, donde solamente vemos muerte, seamos capaces de celebrar la certeza de la vida anunciando su victoria en la memoria vivificante de quienes nos precedieron. ¡Nómbralos con gratitud y alegría!

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 1 de noviembre de 2021

Mt 5, 1-12a: Estén alegres, su recompensa será grande

En aquel tiempo, al ver a la multitud, Jesús subió al monte. Se sentó y se le acercaron los discípulos. 2 Tomó la palabra y comenzó a enseñarles del siguiente modo: 3 Felices los pobres de corazón, porque el reino de los cielos les pertenece. 4 Felices los afligidos, porque serán consolados. 5 Felices los desposeídos, porque heredarán la tierra. 6 Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. 7 Felices los misericordiosos, porque serán tratados con misericordia. 8 Felices los limpios de corazón, porque verán a Dios. 9 Felices los que trabajan por la paz, porque se llamarán hijos de Dios. 10Felices los perseguidos por causa del bien, porque el reino de los cielos les pertenece. 11Felices ustedes cuando los injurien y los persigan y los calumnien falsamente de todo por mi causa. 12aAlégrense y pónganse contentos porque el premio que les espera en el cielo es abundante

Reflexión

Muchas veces pensamos que la santidad no es para nosotros, sino algo reservado a personas excepcionales. Sin embargo, la Palabra de Dios, reiteradas veces, nos invita a ser santos y santas porque la santidad consiste en participar de la Vida misma de Dios, presente en cada creatura y, de forma especial, en quienes lo conocen por la fe. Ser santos y santas significa recibir la vida y todas las cosas que nos tocan como un regalo de Dios, poniéndolas al servicio de la construcción de un mundo más justo y fraterno. Las Bienaventuranzas son el programa para una vida en santidad desde las que se construyen relaciones justas e igualitarias. Ser santos y santas es vivir cada día, con sus cosas buenas y malas, recibiéndolas como don y tarea para responder al llamado de vida plena junto a otros: nuestro compañero de trabajo, vecinos, familiares o nosotros mismos. ¿De qué manera concreta y especial Dios te está invitando a ser santo, santa?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 31 de octubre de 2021

Mc 12, 28b-34: No estás lejos del reino

En aquel tiempo, un letrado se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el precepto más importante? 29Jesús respondió: El más importante es: Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es uno solo. 30Amarás al Señor, tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas. 31El segundo es: Amarás al prójimo como a ti mismo. No hay mandamiento mayor que éstos. 32El letrado le respondió: Muy bien, maestro; es verdad lo que dices: el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él. 33Que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. 34Al ver Jesús que había respondido acertadamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios.

Reflexión

La oración del Shemá Israel, Escucha Israel, es la oración más sagrada del judaísmo y quizá una de las más antiguas. Cuando un niño nace en una familia judía la primera palabra que se le pronuncia suavemente al oido es: Shemá Israel; esa será la forma de darle la bienvenida al mundo. Seguramente, Jesús la aprendiò desde muy pequeño en su hogar y también la rezaría todos los días. La oración del Shemá unifica en Dios todas las fuerzas, capacidades e intenciones de la persona que la reza con devoción. También a los miembros de la familia y a los miembros de la comunidad, porque el sujeto que la pronuncia es el pueblo mismo, la comunidad creyente de Israel. Cada miembro que la reza reza por otros y con otros, aun estando solo. Por tal motivo, seguramente el mandamiento del amor a Dios es inseparable del amor al projimo, que a su vez tiene la medida del amor a sí mismo en la integridad de una opción ética indisociable. En este sentido, la enseñanza de Jesús no modifica la fe de Israel, sino que la refuerza y la hace más exigente, subrayando que el primero y el segundo mandameinto son inseparables. Según lo que dicen Jesús y el letrado, en el breve diálogo que mantienen, cuando cumplimos este mandamiento hemos superado, incluso, el valor de holocaustos y sacrificios, es decir, de todo acto religioso y material. El Reino de Dios puesto en práctica se asemeja a una gran red de relaciones de fuerzas, de corazones y de almas que se sostienen entre sí, de generación en generación y que, unificadas en un solo Dios, son invencibles. Finalmente, Shema Israel es un mandamiento que apela a la obediencia. Actitud que implica poner en práctica aquello que se oye. La palabra obediencia significa saber escuchar o escuchar con inteligencia, por eso exige una respuesta activa, de adhesión y de conciencia lúcida de aquello que ha de obedecerse. Por eso, cumplir un mandamiento, en sentido bíblico, es la acción más plenamente humana y libre que podemos realizar desde la fe, siendo además aquella que mejor nos garantiza el bien que nos conviene porque viene de Dios y porque tiene la garantía de la comunidad que nos ama y nos cuida. Ojalá que podamos aprender la oración que brota del corazón y nos hace más íntegros, aquella que no nos aisla, sino que nos reconcilia con los compañeros de camino. Que descubramos la oración como un manantial de acción atenta y creativa, haciendo consciente cada palabra que rezamos, y asi crecer en una fe viva y esperanzada.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de octubre de 2021

Lc 14, 1.7-11: El que se enaltece será humillado

Un sábado que Jesús entró a comer en casa de un jefe de fariseos, ellos lo vigilaban. 7 Observando cómo elegían los puestos de honor, dijo a los invitados la siguiente parábola: 8 Cuando alguien te invite a una boda, no ocupes el primer puesto; no sea que haya otro invitado más importante que tú 9 y el que los invitó a los dos vaya a decirte que le cedas el puesto al otro. Entonces, lleno de vergüenza, tendrás que ocupar el último puesto. 10Cuando te inviten, ve y ocupa el último puesto. Así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, acércate más. Y quedarás honrado en presencia de todos los invitados. 11Porque quien se engrandece será humillado, y quien se humilla será engrandecido.

Reflexión

El evangelio muestra otro episodio de la comensalidad de Jesús. Allí Jesús cuestiona la institución farisea por su poca autocrítica y su mezquindad, producto de vivir de apariencias. La actitud del orgullo farisaico puede suceder en cualquier grupo humano. Al ser Jesús un hombre sincero, no se guardó la corrección para después hablar mal de ellos o desprestigiarlos, como sí lo hacían ellos. Su observación la dijo a sabiendas de la incomodidad que causaría. Jesús no corrige para acabar con alguien, ni por buscar conflicto. El hijo de Dios invita a la humildad y a no vivir de apariencias. Además busca fomentar la solidaridad, celebrar con el que nadie celebra, con los marginados de la sociedad y encaminar nuestra vida hacia el bien del prójimo. ¿En nuestras relaciones prevalece el cálculo o el dar sin esperar recompensa? ¿Cuándo compartimos con nuestro prójimo tenemos la disponibilidad de dar todo lo que somos?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 29 de octubre de 2021

Lc 6, 12-19: Escogió a doce y los nombró apóstoles

Un sábado que Jesús entró a comer en casa de un jefe de fariseos, ellos lo vigilaban. 2 Se le puso delante un hidrópico. 3 Jesús tomó la palabra y preguntó a los doctores de la ley y fariseos: ¿Está permitido sanar en sábado o no? 4 Ellos callaron. Jesús tomó al enfermo, lo sanó y lo despidió. 5 Después les dijo: Supongamos que a uno de ustedes se le cae un hijo o un buey a un pozo: ¿acaso no lo sacará enseguida, por más que sea sábado? 6 Y ellos no supieron qué responderle.

Reflexión

Dos motivos giran alrededor del relato: la comensalidad, enmarcada desde la llamada a los pecadores; de ahí el acercamiento al fariseo y el cuestionamiento a los doctores de la ley respecto del sábado. Señalo que es la última aparición de Jesús en ese día en el tercer evangelio. Sus enemigos quedan callados a la espera del sábado de la muerte (Lc 23, 46). El hidrópico simbólicamente representa la levadura de los fariseos, contraria a la semilla que da vida. El problema de la licitud de curar en sábado Jesús lo aborda desde la perspectiva de estar en las cosas del Padre y actuar en sábado le trae al ser humano el señorío de Dios, pues el sábado es anticipación de la liberación de Dios (tema transversal de toda la Palabra). La curación del hidrópico es la sanación del agrandamiento de la ley, del orgullo y de la soberbia. Por tanto, rompamos con cualquier clase de egoísmo y tengamos apertura a la llamada de Jesús que nos busca en medio de nuestra pérdida de sentido y horizonte de vida.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 28 de octubre de 2021

Lc 6, 12-19: Escogió a doce y los nombró apóstoles

Por aquel tiempo subió Jesús a una montaña a orar y se pasó la noche orando a Dios. 13Cuando se hizo de día, llamó a los discípulos, eligió entre ellos a doce y los llamó apóstoles: 14Simón, a quien llamó Pedro; Andrés, su hermano; Santiago y Juan; Felipe y Bartolomé; 15Mateo y Tomás; Santiago hijo de Alfeo y Simón el rebelde; 16Judas hijo de Santiago y Judas Iscariote, el traidor. 17Bajó con ellos y se detuvo en un llano. Había un gran número de discípulos y un gran gentío del pueblo, venidos de toda Judea, de Jerusalén, de la costa de Tiro y Sidón, 18para escucharlo y sanarse de sus enfermedades. Los atormentados por espíritus inmundos quedaban sanos, 19y toda la gente intentaba tocarlo, porque salía de él una fuerza que sanaba a todos.

Reflexión

La elección de los apóstoles es puesta como fruto de la comunión de Jesús con Dios. Los llamados tienen la tarea de actualizar la Palabra de Dios. La narración nos recuerda que Jesús antes de elegirlos pasó la noche en oración. Los momentos especiales de Jesús están antecedidos del diálogo con Dios. En la oración existe una experiencia de Éxodo, como en Israel, pues el servicio de Dios es posible después de la salida de la esclavitud de los ídolos. También el relato de la elección se mueve en las dinámicas: escucha/obediencia y creación/creado. Los seguidores son modelos de la escucha al Señor y de respuesta a la llamada; Dios creó todas las cosas por su Palabra y Jesús, al llamarlos por su nombre, los invita a ser personas nuevas. Los elegidos son gente sencilla, disponibles para participar de la nueva creación; lo siguen para estar con Él y cooperar con la construcción de un mundo más humano y más justo. ¿Son las decisiones de tu vida fruto del diálogo con Dios en la oración?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 27 de octubre de 2021

Lc 13, 22-30: Se sentarán a la mesa en el Reino

En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos mientras se dirigía a Jerusalén. 23Uno le preguntó: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Les contestó: 24Procuren entrar por la puerta estrecha, porque les digo que muchos intentarán entrar y no podrán. 25Apenas se levante el dueño de casa y cierre la puerta, ustedes desde afuera se pondrán a golpear diciendo: Señor, ábrenos. Él les contestará: No sé de dónde son ustedes. 26Entonces dirán: Hemos comido y bebido contigo, en nuestras calles enseñaste. 27Él responderá: les digo que no sé de dónde son ustedes. Apártense de mí, malhechores. 28Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando vean a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, mientras ustedes sean expulsados. 29Vendrán de oriente y occidente, del norte y el sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. 30Porque, hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos.

Reflexión

El evangelio de hoy parece dirigido a una comunidad que se caracterizaba por la convicción arrogante de bastarle las buenas intenciones para obtener la salvación por una ruta cómoda. Frente a la pregunta sobre si son muchos o pocos los que se salvan, Jesús prefiere orientar la reflexión sobre cómo convertirse hoy en discípulos y ser fieles a esa vocación. Se presenta como condición del discipulado entrar por la puerta estrecha, por lo que no basta la buena voluntad; la participación en las cosas de Dios necesariamente pasa por la solidaridad y la práctica de la justicia. La alusión es a los fariseos, pues, exhiben una vida ejemplar pero no logran entrar por la puerta estrecha porque no se hacen pequeños. El pequeño es el que siente frágil y confía en la misericordia de Dios. Nosotros podemos ser de esos cristianos que están con Jesús en lo externo, pero estamos incompletos sin adherirnos al Reino de Dios. La adhesión a Jesús nos ayuda a superar la vida tibia, incoherente e hipócrita muchas veces presente en nuestras comunidades.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 26 de octubre de 2021

Lc 13, 18-21: Crece semilla y se hace un arbusto

Les decía Jesús: ¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? 19Se parece a una semilla de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y las aves anidan en sus ramas. 20Añadió: ¿A qué compararé el Reino de Dios? 21Se parece a la levadura que una mujer toma y mezcla con tres medidas de masa, hasta que todo fermenta.

Reflexión

El eje central del evangelio de este día es la eficacia del Reino, a pesar de ser poco visible. La comparación con el grano de mostaza alude a la semilla que se entierra y al crecimiento asombroso al hacerse árbol. Una característica de la semilla es su vitalidad escondida inicialmente, pero al germinar-morir desarrolla todo su potencial de vida. En cuanto a la levadura, esta era considerada elemento corrupto, hasta el punto de ser eliminaba en el hogar para no contaminar la fiesta de Pascua que empezaba la semana de los ázimos. Jesús anuncia que esa levadura en ocasiones descartada, escondida y desapercibida hace crecer la masa. La misión no exige exhibicionismo sino humildad haciéndose solidario con el excluido, el enfermo y el pecador, ya que la “eficacia” del Reino no es “eficiencia” mundana. Estas comparaciones del Reino presentan la misión de Jesús, tímida, camuflada en los empobrecidos y descartado en la cruz, su presencia es generadora de vida para todos. ¿Percibes el Reino de Dios en tu entorno?