Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de octubre de 2020

Lc 12, 39-48: Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá

Laura Montoya Upegui (1949) Primera lectura: Ef 3, 2-12 El misterio de Cristo ha sido revelado Salmo responsorial: Interleccional Is 12, 2-6

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Entiendan bien esto: si el dueño de casa supiera a qué hora iba a llegar el ladrón, no le dejaría abrir un boquete en su casa. 40Ustedes también estén preparados, porque cuando menos lo piensen llegará el Hijo del Hombre. 41Pedro le preguntó: Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos? 42El Señor contestó: ¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su personal, para que les reparta las raciones de comida a su tiempo? 43Dichoso aquel sirviente a quien su señor, al llegar, lo encuentre actuando así. 44Les aseguro que le encomendará administrar todos sus bienes. 45Pero si aquel sirviente, pensando que su señor tarda en llegar, se pone a pegar a los muchachos y muchachas, a comer y beber y emborracharse, 46llegará el señor de aquel sirviente el día y la hora menos esperados, lo castigará y lo tratará como a los traidores. 47Aquel sirviente que, conociendo la voluntad de su señor, no prepara las cosas ni cumple lo mandado, recibirá un castigo severo; 48pero aquel que sin saberlo, cometa acciones dignas de castigo, será castigado con menos severidad. A quien mucho se le dio mucho se le pedirá; a quien mucho se le confió mucho más se le exigirá.

Comentario

Una canción mexicana de Gualberto Castro, de los años 70, decía: “¿Quién hizo los muros y no construyó los puentes? Me sobran palabras que nadie comprende”. Parece que las personas nos ocupamos más en distanciarnos que en acercarnos. Pablo, en la carta a los Efesios, afirma la superación del distanciamiento entre judíos y gentiles, en favor de un único pueblo de Dios. La unidad es un don del Espíritu y una labor constante de la comunidad. La vida cristiana, como la unidad de la comunidad, es un don y una tarea; una gracia de Dios y una responsabilidad humana, por eso Jesús, en el texto evangélico, sigue hablando de la vigilancia, como actitud laboriosa y no como paciente espera. Habla de ella como una bienaventuranza: “Dichoso aquel sirviente a quien su señor, al llegar, lo encuentre trabajando”. La Iglesia Católica, aparte de pedir perdón por los errores que han cometido últimamente algunos clérigos, necesita construir puentes con las personas lastimadas. ¿Cómo favorecemos la integración de la comunidad? ¿Vigilo el bienestar de mis vecinos?

 

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 20 de octubre de 2020

Lc 12, 35-38: Tengan las lámparas encendidas

Honorio (s. VI) Primera lectura: Ef 2, 12-22 Ha unido los dos pueblos Salmo responsorial: Sal 84, 9ab y 10-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Tengan la ropa puesta y las lámparas encendidas. 36Sean como aquellos que esperan que el amo vuelva de una boda, para abrirle en cuanto llegue y llame. 37Dichosos los sirvientes a quienes el amo, al llegar, los encuentre despiertos: les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentarse a la mesa y les irá sirviendo. 38Y si llega a medianoche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.

Comentario

Los seres humanos nos realizamos en la convivencia con las demás personas y nos enriquecemos en el encuentro con cada una de ellas. Extraordinario fue el encuentro del papa Pablo VI con Atenágoras, Patriarca de Constantinopla, hace poco más de 50 años. Un abrazo de reconciliación entre la Iglesia de Occidente y la de Oriente. Un encuentro histórico con un gran valor ecuménico. Por experiencia propia sabemos que no siempre la convivencia es pacífica. Pablo habla de la unidad y de la paz de la comunidad gracias a Cristo Jesús que ha derribado el muro que los separaba. La vida nueva recibida en Él transforma nuestras relaciones y genera la fraternidad y la sororidad universal. En el encuentro diario con Dios y con los demás, Jesús nos invita a ser vigilantes, trabajando en la construcción de la comunidad para que, si llega el Señor a medianoche, nos encuentre haciendo nuestra labor ordinaria, de manera extraordinaria, como decía Teresa de Calcuta. ¿Cuáles son los muros que separan a tu país? ¿Se pueden derribar?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 19 de octubre de 2020

Lc 12, 13-21: Lo que has acumulado, ¿de quién será?

En aquel tiempo, uno de la gente le dijo a Jesús: Maestro, dile a mi hermano que reparta la herencia conmigo. 14Jesús le respondió: Amigo, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre ustedes? 15Y les dijo: ¡Estén atentos y cuídense de cualquier codicia, que, por más rico que uno sea, la vida no depende de los bienes! 16Y les propuso una parábola: Las tierras de un hombre dieron una gran cosecha. 17Él se dijo: ¿qué haré, si no tengo dónde guardar toda la cosecha? 18Y dijo: Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros mayores en los cuales meteré mi trigo y mis bienes. 19Después me diré: Querido amigo, tienes acumulados muchos bienes para muchos años; descansa, come, bebe y disfruta. 20Pero Dios le dijo: ¡Necio, esta noche te reclamarán la vida! Lo que has preparado, ¿para quién será? 21Así le pasa al que acumula tesoros para sí y no es rico a los ojos de Dios.

Reflexión

Son innumerables los conflictos que se dan en las familias por razones de herencia. La situación se hace más complicada cuando afloran los sentimientos, las ambiciones, las trampas y la avaricia de las personas. Se recurre a un especialista en la materia, y en ocasiones, resuelta la situación por la vía legal, la familia queda desintegrada. En el evangelio, piden a Jesús que ayude a resolver un conflicto entre hermanos por la herencia paterna. La ley judía legislaba sobre el asunto, pero uno de los hermanos no quiere compartir con el otro. Jesús revela, con una parábola, que la raíz del mal no es la herencia en sí, sino el corazón codicioso, que solo se preocupa de sí mismo. Parece que la cultura actual ha ido cultivando un individualismo vanidoso y necio que lleva a la indiferencia. Olvidamos que la vida no depende de los bienes. Antiguamente en el lenguaje religioso se decía que “contra avaricia, generosidad”, ahora tendríamos que decir “contra indiferencia, solidaridad”. ¿Cuáles son los signos de solidaridad en tu comunidad?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 18 de octubre de 2020

Mt 2, 15-21: Den a Dios lo que es de Dios

En aquel tiempo, los fariseos se reunieron para buscar un modo de enredar a Jesús con sus palabras. 16Le enviaron algunos discípulos suyos acompañados de herodianos, que le dijeron: Maestro, nos consta que eres sincero, que enseñas con fidelidad el camino de Dios y que no te fijas en la condición de las personas porque eres imparcial. 17Dinos tu opinión: ¿es lícito pagar tributo al césar o no? 18Jesús, adivinando su mala intención, les dijo: ¿Por qué me tientan, hipócritas? 19Muéstrenme la moneda del tributo. Le presentaron un denario. 20Y él les dijo: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción? 21Contestaron: Del césar. Entonces les dijo: Den, pues, al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios.

Reflexión

El tercer domingo de mes de Octubre suele celebrarse en varios países el Domingo Mundial de las Misiones –DOMUND–. Celebramos este domingo la vocación misionera de la Iglesia y pedimos al Señor vivirla plenamente. En este ambiente recordamos que otra característica del Reino de Dios es que quien entra en él no se desentiende de las realidades de este mundo, sino por el contrario, sabe dar al césar lo que es del césar y a Dios lo que es Dios o en otras palabras: No darle al césar lo que es de Dios.

Isaías nos recuerda en este texto que Dios actúa en la historia de su pueblo y de todos los pueblos. A pesar de todas las apariencias, las autoridades de este mundo reciben el poder de Dios, el Señor de la historia. Y esto significa que no tienen poder absoluto, sino todo lo contrario, todo poder en este mundo está obligado, siempre y en todo momento, a responder ante Dios de la forma de ejercer su autoridad en la justicia y la verdad.

La primera carta a los tesalonicenses es, según los estudiosos, la primera de las cartas escritas sobre la historia cristiana del Nuevo Testamento. Pablo bendice y da gracias a esta comunidad por su disposición para recibir sus palabras, no como simples palabras humanas, sino como Palabra de Dios y reconociendo los frutos que pueden recogerse viviendo la fe, la esperanza y la caridad. La vivencia del Evangelio se muestra en el estilo de vida.

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 17 de octubre de 2020

Lc 12, 8-12: El Espíritu Santo hablará por ustedes

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que a quien me reconozca abiertamente ante los hombres, el Hijo del Hombre lo reconocerá ante los ángeles de Dios.  9 Pero a quien me niegue ante los hombres, lo negará ante los ángeles de Dios. 10Al que diga una palabra contra el Hijo del Hombre se le perdonará; al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará. 11Cuando los conduzcan a las sinagogas, ante los jefes o autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir; 12el Espíritu Santo les enseñará en aquel momento lo que hay que decir.

Reflexión

Este día, recordamos a uno de los mártires de la Iglesia Primitiva que dejó honda huella en el corazón de los cristianos: Ignacio, obispo de Antioquía, que entregó su vida en el circo romano, devorado por las fieras. Él, como los cristianos de Éfeso muy queridos por Pablo, entendieron la grandeza del don, la profundidad de la gracia del Espíritu Santo y la centralidad de Cristo en la historia y en el cosmos, como cabeza de la Iglesia y rey del universo.

Jesús, después de motivar a los discípulos a la oración, a cuidarse de la levadura de los fariseos y a confiar en Dios, como vimos los días anteriores, les recomienda no temer en las persecuciones que deberán soportar por el Evangelio. Les pide fidelidad a su mensaje y confianza en la acción protectora del Espíritu Santo que los orientará de manera oportuna cuando sea necesario defenderse como lo hizo con Ignacio de Antioquía. ¿De qué manera alimentas la confianza en Dios? ¿Tu comunidad se siente atemorizada? ¿Tiene algún conflicto?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 16 de octubre de 2020

Lc 12, 1-7: Los cabellos de su cabeza están contados

Margarita Ma. de Alacoque (1690) Eduviges (1234) Primera lectura: Ef 1, 11-14 Han sido marcados con el Espíritu Salmo responsorial: Sal 32, 1-2.4-5.12-13

Miles de personas se agolpaban pisándose unos a otros. Jesús se dirigió primero a los discípulos: Cuídense de la levadura o sea, de la hipocresía de los fariseos. 2 Nada hay encubierto que no se descubra, nada oculto que no se divulgue. 3 Porque lo que digan de noche se escuchará en pleno día; lo que digan al oído en el sótano se proclamará desde las azoteas. 4 A ustedes mis amigos les digo que no teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más. 5 Yo les indicaré a quién deben temer: teman al que después de matar tiene poder para arrojar al infierno. Sí, les repito, teman a ése. 6 ¿No se venden cinco gorriones por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos. 7 En cuanto a ustedes hasta los pelos de su cabeza están todos contados. No tengan miedo, que ustedes valen más que muchos gorriones.

Comentario

Una de las actitudes fundamentales en la convivencia interhumana es la confianza y lo contrario a ella es el temor. Jesús sabe que sus discípulos están temerosos y por eso les previene de la levadura de los fariseos: la hipocresía. Si los cristianos somos un pueblo consagrado a Dios y estamos predestinados a la salvación divina, como dice Pablo, es necesario desenmascarar dicha levadura porque no hay nada oculto que no llegue a saberse y alimentar la confianza en Dios. Jesús brinda consuelo a los discípulos porque sabe que tienen miedo y con justa razón, porque están en riesgo de perder su vida. América Latina continúa con las venas abiertas. Muchas catequistas, religiosas y sacerdotes han sido perseguidos, torturados y asesinados por causa del Evangelio. Han sellado con sangre sus palabras; han rubricado su seguimiento con la entrega de la vida. Asumieron el conflicto sabiendo que, a los ojos de Dios, su vida era más valiosa que la de los gorriones. ¿Experimentas la confianza en Dios? ¿Quieres hacer memoria de los mártires de tu país?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 15 de octubre de 2020

Lc 11, 47-54: Se pedirá cuenta de los profetas

Teresa de Ávila (1582) Primera lectura: Ef 1, 1-10 Nos eligió en Cristo Salmo responsorial: Sal 97, 1.2-6

En aquel tiempo el Señor exclamó: ¡Ay de ustedes que construyen mausoleos a los profetas a quienes sus propios padres han asesinado! 48Así se convierten en testigos y cómplices de lo que hicieron sus padres; porque ellos los mataron y ustedes construyen los mausoleos. 49Por eso dice la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles; a algunos los matarán y perseguirán. 50Así se pedirá cuenta a esta generación de toda la sangre de profetas derramada desde la creación del mundo: 51desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, asesinado entre el altar y el santuario, sí, les aseguro que a esta generación, se le pedirán cuentas de todo esto. 52¡Ay de ustedes, doctores de la ley, que se han quedado con la llave del saber: ustedes no han entrado y se lo impiden a los que quieren entrar! 53Cuando salió de allí, los letrados y los fariseos se pusieron a atacarlo violentamente y a hacerle preguntas malintencionadas. 54Le acosaban para ver si lo atrapaban en alguna palabra salida de su boca.

Comentario

Son abundantes los caminos de espiritualidad en nuestro mundo. Encontramos diversidad de escuelas, métodos y orientaciones. Una de las grandes maestras de la espiritualidad cristiana es Teresa de Ávila afirmando que solo Dios basta. Pablo, hablando de este tema, nos remite a dos núcleos esenciales: la filiación divina y la fraternidad humana, expresados en el himno cristológico. Dios nos ha bendecido en Cristo Jesús. Pocas veces encontramos a Jesús lamentándose. Ahora, Lucas lo pone de manifiesto cuando echa en cara la complicidad de los escribas y fariseos con sus antepasados, construyendo las tumbas de los profetas asesinados. Jesús lamenta la muerte del sistema religioso, basado en la ley, en el ritualismo. Se quedaron en el signo externo y perdieron el encuentro con Dios. Los acusa de haberse “apropiado” del saber de Dios vinculado a sus propios intereses. Cerraron las puertas a la Buena Nueva y están dispuestos, nuevamente, a atacar al profeta por excelencia de manera violenta. ¿Nos hemos apropiado del saber de Dios? ¿Soy obediente al mensaje de Jesús o lo manipulo?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 14 de octubre de 2020

Lc 11, 42-46: ¡Ay de ustedes, fariseos!

Calixto, papa y mártir (222) Primera lectura: Gál 5, 18-25 Los de Cristo han crucificado su carne Salmo responsorial: Sal 1, 1-4 y 6

En aquel tiempo el Señor dijo: ¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de verduras y descuidan la justicia y el amor de Dios! Eso es lo que hay que observar sin descuidar lo otro. 43¡Ay de ustedes, fariseos, que buscan los asientos de honor en las sinagogas y los saludos por la calle! 44¡Ay de ustedes, porque son como sepulcros sin señalar, que los hombres pisan sin darse cuenta! 45Un doctor de la ley tomó la palabra y le contestó: Maestro, al decir eso, nos ofendes. 46Jesús contestó: ¡Ay de ustedes también, doctores de la ley, que imponen a los hombres cargas insoportables pero ustedes ni siquiera mueven un dedo para llevarlas!

Comentario

La vida es sorprendente y maravillosa, desde una gota de agua en el Amazonas hasta un rayo de sol que atraviesa miles de kilómetros para llegar a la tierra. Pablo habla de dos tipos de vida: la instintiva, característica de los que viven bajo la ley y la vida en el Espíritu, según el Evangelio de Jesús, renunciando a las pasiones mundanas, para dejarse conducir por el Espíritu Santo y sus frutos. Una de las expresiones de la vida del instinto, por utilizar las palabras de Pablo, es la hipocresía. Esa máscara que permite una doble vida, una doble moral y una doble religión: amar a Dios y despreciar a sus hijos e hijas. Jesús arremete contra los fariseos porque abiertamente han descuidado la justicia y el amor de Dios. No repara en llamarles hipócritas, hombres con doble intención. Qué difícil es acortar la distancia entre los pensamientos y las acciones. Todos los seres humanos estamos necesitados de coherencia e integridad. ¿Eres una persona justa? ¿Ayudas a quienes te rodean? ¿Procuras ser transparente?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 13 de octubre de 2020

Lc 11, 37-41: Den limosna y estarán limpios

Rómulo de Génova (s. V) Primera lectura: Gál 5, 1-6 Lo que cuenta es una fe activa Salmo responsorial: Sal 118, 41.43.44.45.47.48

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, un fariseo lo invitó a comer en su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. 38El fariseo, que lo vio, se extrañó que no se lavase antes de comer. 39Pero el Señor le dijo: Ustedes los fariseos limpian por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de robos y malicia. 40¡Insensatos! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? 41Den, más bien, como limosna lo que tienen y todo será puro.

Comentario

La diferencia entre la Ley y el Espíritu no ha quedado muy clara en la mente y en el corazón de los cristianos de Galacia. ¡Cuánto cuesta desprendernos de nuestras costumbres, especialmente cuándo se revisten de lo sagrado! Pablo insiste en que la libertad frente a la ley es una característica fundamental de las personas que se han adherido a la fe en Jesucristo. En tiempo de Jesús, los fariseos se habían convertido en un grupo selecto y poderoso, amantes de las “buenas” costumbres y de la normativa religiosa. Habían olvidado la esencia de la ley. Jesús, hombre libre, acepta la invitación del fariseo para compartir la mesa, hace caso omiso de “lavarse las manos” y manifiesta su indignación por la superficialidad de los fariseos, extremadamente preocupados con la observancia de la ley. Los gálatas, los fariseos y quizá nosotros mismos estamos contaminados por este virus. Es más cómodo observar las normas que compartir el dinero. Es más fácil lavar las manos que el corazón. ¿Estás creciendo en libertad? ¿Quieres dar limosna a tu prójimo?

Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 12 de octubre de 2020

Lc 11, 29-32: No se le dará más signo que el de Jonás

Nuestra Señora de Aparecida Nuestra Señora del Pilar Primera lectura: Gál 4, 22-24.26-27.31–5, 1 Somos hombres libres Salmo responsorial: Sal 112, 1-7

En aquel tiempo la multitud se aglomeraba y Jesús se puso a decirles: Esta generación es malvada: reclama una señal, y no se le concederá más señal que la de Jonás. 30Como Jonás fue una señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del Hombre para esta generación. 31El día del juicio la reina del sur se alzará contra esta generación y la condenará; porque ella vino del extremo de la tierra para escuchar el saber de Salomón, y aquí hay alguien mayor que Salomón. 32El día del juicio los ninivitas se alzarán contra esta generación y la condenarán; porque ellos se arrepintieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien mayor que Jonás.

Comentario

Uno de los grandes anhelos de los seres humanos es la libertad. Quizá por eso mismo, privar a alguien de ella sea uno de los peores castigos. Pablo, retomando a los dos hijos de Abrahán, habla de las dos alianzas de Dios, una con el pueblo de Israel y otra con los cristianos. Sin duda que Pablo quiere poner de manifiesto la nueva dignidad de los cristianos, personas libres y llenas del Espíritu, en relación a los judíos. Jesús, hombre libre, sereno y crítico, enfrenta a una generación malvada, sumida en la ceguera de sus propias ideas, que pide un signo para creer. Jesús propone la señal de Jonás, quiere decir los tres días en el vientre del pez, imagen que representa la muerte y resurrección de Jesús, en la cual creen los paganos convertidos, representados por la Reina del Sur y los Ninivitas. Con la ceguera y la cerrazón no se puede escuchar la sabiduría de Salomón, la predicación de Jonás ni percibir la presencia del Hijo del Hombre. ¿Necesitas de signos para creer?